AFTEROFFICE
culturas

País homófobo y racista

La dimisión de Nicolás Alvarado como titular de la televisora de la UNAM desata un debate sobre el derecho a la libertad de expresión. 
Rosario Reyes | Lizbeth Hernández
01 septiembre 2016 21:11 Última actualización 02 septiembre 2016 5:0
Tras recibir fuertes ataques por sus comentarios en redes sociales, la tarde de ayer, Alvarado presentó su renuncia. (Erick Retana)

Tras recibir fuertes ataques por sus comentarios en redes sociales, la tarde de ayer, Alvarado presentó su renuncia. (Erick Retana)

La renuncia de Nicolás Alvarado a la dirección de TV UNAM puede leerse como un síntoma de la intolerancia en este país. “En nuestra sociedad hay una homofobia y un racismo profundos, hay sectores importantes que tienen actitudes de discriminación”, asegura el antropólogo y sociólogo Roger Bartra.

Entre la muerte de Juan Gabriel y la visita del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, Alvarado se convirtió en tendencia en Twitter por la columna que publicó en Milenio Diario, dos días después del deceso del cantante, en la que expresó su opinión sobre la obra del ídolo: “mi rechazo al trabajo de Juan Gabriel es, pues, clasista: me irritan sus lentejuelas no por jotas sino por nacas, su histeria, no por melodramática sino por elemental, su sintaxis no por poco literaria sino por iletrada”.

Tras recibir fuertes ataques por sus comentarios en redes sociales, la tarde de ayer, Alvarado presentó su renuncia. “En las redes se orquestó un linchamiento tremendo. Son reacciones lógicas, desde el ostracismo”, opina el filósofo Óscar de la Borbolla.

En tanto, el experto en comunicación Raúl Trejo Delarbre destaca la sobredimensión que alcanzó el texto: “me preocupa que esta salida se deba mucho más a que dio a conocer una actitud impopular y políticamente incorrecta, que a la situación de la televisora de la UNAM, que es lo que habría que evaluar”.

Al respecto Bartra advierte: “la UNAM no suele inclinarse por la diversidad cuando ésta implica el ejercicio de actitudes sexistas y racistas. La diversidad en los espacios intelectuales y académicos tiene sus límites, que, tengo la impresión, fueron traspasados por Alvarado”.

La plataforma change.org registró hasta la tarde de ayer 53 mil 785 simpatizantes a la petición promovida por Alonso Vázquez, quien dirigió una carta al rector de la UNAM, Enrique Graue, para destituir como director de TV UNAM a Nicolás Alvarado. El recurso logró recabar 50 mil firmas en las últimas 12 horas.

En un comunicado oficial fechado ayer a las 12:30 horas, la máxima casa de estudios señaló que el rector aceptó y recibió la renuncia de Nicolás Alvarado Vale al cargo de director general de TV UNAM. “La Universidad Nacional refrenda su compromiso con el esfuerzo y el talento de los miembros de su comunidad, así como con valores universitarios como la tolerancia, y el respeto a la pluralidad y a la diversidad”.

En el documento la UNAM no aclara los motivos de la renuncia. “Me preocupa profundamente la muy alta posibilidad de que sea una respuesta, voluntaria o no, en atención a alguna sugerencia a las muchísimas críticas que recibió por el artículo de Milenio”, comparte Delarbre.

Una de las garantías que las universidades públicas ofrecen, apunta el experto en comunicación, es justamente la libertad de expresión. “Aunque no compartamos esas opiniones”, dice quien cuestionó, desde un inicio, el nombramiento del hoy exdirector de TV UNAM, por su escasa experiencia en la televisión pública. “Me parece muy preocupante la posibilidad de que el ejercicio de esa libertad haya sido el motivo de su salida de TV UNAM”.

De la Borbolla defiende también la pluralidad como valor universitario. “La UNAM es uno de los mejores sitios donde uno se expresa libremente, justamente ese universo de opiniones la representa”.

Al final la intolerancia operó de ida y vuelta. “Es el resultado de su imprudencia de haber manifestado una opinión personal de una forma excesivamente ruda y que muchos no compartimos; el tono y el uso de ciertos adjetivos tiene toda la apariencia de tener una intención sexista y racista. En los medios intelectuales y universitarios ese tipo de expresiones no son bienvenidas”, destaca Roger Bartra.

En un comunicado, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) solicitó ayer a Alvarado medidas precautorias en relación a las manifestaciones realizadas en su columna, “mismas que pudieran considerarse presuntamente clasistas y discriminatorias contrarias a la dignidad de las personas de la diversidad sexual”.

Entre otros puntos, le solicitó que: “ofrezca una disculpa por el agravio que pudo haber ocasionado con sus manifestaciones y refrende su compromiso por realizar esfuerzos en su quehacer público para que se respeten los derechos de las personas de la diversidad sexual y de quienes se hayan podido sentir agraviadas”.

>