AFTEROFFICE
DEPORTES

Pacquiao, mucho mejor boxeador que político

En Filipinas, especialistas en ciencia política señalan que el boxeador "subestima" la labor de un diputado. El año pasado asistió a solo cuatro sesiones del Congreso y ninguna de sus iniciativas ha sido aprobada. 
AP
01 mayo 2015 17:30 Última actualización 01 mayo 2015 17:37
Manny Pacquiao en el Congreso de Filipinas. (AP)

Manny Pacquiao en el Congreso de Filipinas. (AP)

MANILA, Filipinas.— Manny Pacquiao ha sido un ejemplo para los filipinos, no solo por sus dotes arriba del ring, sino también por su altruismo y sus deseos de ayudar a los demás. Como político, sin embargo, el diputado Pacquiao deja bastante que desear.

Manny es el filipino que pagó más impuestos en el 2013 y ha compartido su riqueza con los pobres de su provincia de Sarangani, donde es venerado y a la que representa en la Cámara de Diputados. Gane o pierda ante Floyd Mayweather Jr., se da por descontado que será reelegido para un tercer y último período a menos que decida no postularse para la cámara baja y buscar en cambio una banca en el Senado.

Pero mucha gente está desencantada con la gestión de Pacquiao como político. Lleva seis años en el Congreso y todavía no se ha aprobado un solo proyecto impulsado por él. El año pasado asistió a solo cuatro sesiones del Congreso.

Si bien se ausenta para entrenarse, el profesor de administración pública Próspero de Vera dice que le está negando representación a quienes votaron por él.

"Subestima lo que significa ser diputado", dijo de Vera, quien ha asesorado a otros legisladores. "Lo alarmante es que no parece preocuparle".

De todos modos, mucha gente en Sarangani, una de las provincias más pobres del país, busca, y recibe, ayuda de Pacquiao.

Rosario Mantua, ex concejal de la ciudad de Maasim, dijo que Pacquiao y su esposa Jinkee, quien es vicegobernadora de la provincia, han donado barcos de pesca, búfalos para arar la tierra, lotes y ofrecido becas a cientos de estudiantes.

A veces paga estos beneficios de su propio bolsillo, en lo que algunos observadores consideran es una forma de hacer política bastante común en las Filipinas.

"Da la impresión de que está apelando al viejo clientelismo", declaró el analista político Ramón Casiple, director ejecutivo del Instituto de Reformas Políticas y Electorales.

1
   

    

Manny Pacquiao

Casiple opinó que, al carecer de una estrategia y de una visión política, Pacquiao podría ser presa "de gente a su alrededor oportunista, que se aprovechará de su nombre y de su dinero".

Pacquiao presentó una docena de proyectos de ley, ninguno de los cuales pasó de las comisiones legislativas pertinentes, el primer paso en el proceso.

Los registros del Congreso indican que en su primer término, del 2010 al 2013, Pacquiao asistió a 98 de las 168 sesiones, pero el año pasado estuvo en apenas cuatro.

El diputado Ben Evardone, un ex gobernador provincial y miembro de Partido Liberal de gobierno, justifica las ausencias de Pacquiao y dice que "estar en el Congreso haciendo bulla" no es imprescindible para servir al público.

"Lo importante es que haga cosas", señaló, aludiendo a la cantidad de escuelas, canales de irrigación y carreteras que se espera se construyan en la provincia con la ayuda del diputado Pacquiao. "El hecho de que le traiga gloria al país, unifique a la gente, ponga a nuestro país en el mapa... todo eso compensa las falencias" que pueda tener.

La inexperiencia política de Pacquiao salió a relucir en el 2010, cuando quedó muy mal parado durante un debate en torno a un proyecto de ley que apoyaba la contracepción artificial. Hizo preguntas que ya se habían planteado y cuestionó aspectos del proyecto que ya habían sido retirados o modificados en sesiones previas.

De todos modos, Pacquiao está convencido de que puede servir al pueblo, incluso desde posiciones más prominentes.

Amado Mendoza, experto en ciencias políticas, dice que "su defensa de los pobres es mucho más auténtica" que la de otros políticos y que "si no fuese inteligente, no había sido campeón ocho veces".

Roulette de León, un ex funcionario municipal que apoyó a Pacquiao cuando se postuló a diputado por primera vez, se siente desencantado con su gestión y cree que no debería buscar por ahora cargos más importantes.

"Tiene que comprender en qué consiste el trabajo de un diputado antes de buscar una banca en el Senado o incluso la presidencia", sostuvo.

Hay quienes piensan que, si el objetivo de Pacquiao es ayudar a su gente, lograría mejores resultados como alcalde o gobernador que en cargos nacionales.

1
   

    

Manny Pacquiao