AFTEROFFICE
deportes

Multimillonario de EU, el nuevo dueño del Marsella

El empresario estadounidense Frank McCourt firmó este lunes en París la compra del club francés de futbol Olympique de Marsella, campeón de Europa en 1993, anunció el equipo de comunicación del nuevo propietario.
AFP
17 octubre 2016 13:42 Última actualización 17 octubre 2016 14:10
conoció a los trabajadores del club, comenzando por los jugadores, a los que presentó su proyecto.

McCourt (izq.) conoció a los trabajadores del club, comenzando por los jugadores, a los que presentó su proyecto. (Reuters)

El empresario estadounidense Frank McCourt firmó este lunes en París la compra del club francés de futbol Olympique Marsella, campeón de Europa en 1993, anunció el equipo de comunicación del nuevo propietario.

La toma de poder de McCourt y la llegada del nuevo presidente que ha elegido, Jacques-Henri Eyraud, marcan el debut de una nueva era, poniendo fin a la época de la familia Louis-Dreyfus, al frente del club en las últimas dos décadas.

Los equipos de la expropietaria Margarita Louis-Dreyfus y de McCourt se reunieron este lunes en el gabinete de abogados estadounidense Sullivan et Cromwell, en la rue Goujon, cerca de los Campos Elíseos, señaló el diario La Provence. La venta del club se cerró por unos 45 millones de euros.

Al mismo tiempo el presidente escogido por McCourt, el empresario francés Jacques-Henry Eyraud, tomó sus funciones en el centro de entrenamiento de La Commanderie, a donde llegó en moto-taxi, según constató la AFP.

Antes firmó los documentos en París. Ya en Marsella conoció a los trabajadores del club, comenzando por los jugadores, a los que presentó su proyecto.

El dúo McCourt-Eyraud tiene mucho trabajo pro delante. En primer lugar reforzar la estructura del club, con un nuevo director deportivo y un directivo encargado de las finanzas y el marketing.

Para el puesto de director deportivo parece que toma fuerza la candidatura del portugués Luis Campos, que ha probado su valía en los últimos años en el Mónaco. Sustituiría al belga Gunter Jacob, que acaba de llegar y que podría salir cobrando la indemnización -tiene un contrato de dos años-.

En el plano deportivo McCourt podría intentar la llegada de un jugador de prestigio en el mercado de invierno y un entrenador como muy tarde la próxima temporada.

GESTIÓN EN LA DISTANCIA
"Hoy se abre un nuevo capítulo en la gran historia del Olympique de Marsella. Los desafíos a los que el OM se enfrenta en el terreno de juego y fuera han tenido un impacto negativo en los aficionados en los últimos años", señaló McCourt en un comunicado acerca de la decepcionante última época del equipo.

Ausente de la Liga de Campeones desde hace tres años, el Marsella ha perdido gran parte de su valor. Sobrevive con jugadores cedidos, como Bafetimbi Gomis, y otros que buscan una salida -Lass Diarra-, en un estadio vacío debido al desencanto de su hinchada. Sólo 25 mil personas asistieron el domingo a la victoria 1-0 con el Metz.

En el plano extradeportivo el nuevo equipo tendrá que resolver la situación del Estadio Velódromo. El ayuntamiento de Marsella quiere doblar el alquiler -el precio actual es de 4 millones de euros por temporada-.

Para algunos suscita dudas la gestión de McCourt (que fue propietario de los Dodgers de Los Ángeles de Grandes Ligas hasta 2012) desde la distancia, ya que vivirá en Estados Unidos.

El empresario se presenta como "la garantía de la unidad del Marsella" e insiste en su "confianza total" en Eyraud.