AFTEROFFICE
culturas

Olivia Gorra presume su estilo nominada al Grammy Latino

La soprano veracruzana presidió en Rusia la final de un concurso de canto operístico que lleva su nombre y que fomentará los puentes culturales entre aquel país y México. También está en la terna al Grammy Latino en la categoría de Música ranchera, compitiendo con Vicente Fernández y Pepe Aguilar.
Rosario Reyes
05 octubre 2014 21:37 Última actualización 06 octubre 2014 5:0
Ha conquistado escenarios en varios países con papeles puccinianos como Liù, en "Turandot", o Mimi, en "La Bohème".

Ha conquistado escenarios en varios países con papeles puccinianos como Liù, en "Turandot", o Mimi, en "La Bohème". (Edgar López)

Regresó hace unos días de Rusia, en donde presidió la final de un concurso de canto operístico que lleva su nombre, Olivia Gorra y que fomentará los puentes culturales entre aquel país y México.

Aquí la esperaba una sorpresa: su primera nominación al Grammy Latino. ¿La categoría? Música ranchera. Sí, la soprano veracruzana que ha conquistado escenarios en varios países con papeles puccinianos como Liù, en Turandot, o Mimi, en La Bohème, tampoco canta mal las rancheras. Ahora compite por la presea nada menos que contra el mismísimo Charro de Huentitán, Vicente Fernández, y contra Pepe Aguilar. Nomás.

“Nunca creí que fuera a tener esa proyección”, dice la cantante sobre su disco, el único independiente de la categoría, el cual cuenta con arreglos de mariachi, orquesta, guitarra y cajón flamenco para un repertorio integrado por canciones como "El beso de España", "Ojalá que te vaya bonito", "Cuando sale la luna", "Serenata Huasteca" o "Bésame mucho".

Por tratarse de una producción independiente –como la mayoría de sus discos- Gorra se dice sorprendida de obtener el reconocimiento de la industria comercial. “Para mí estar nominada ya es un triunfo”.

La gala de premiación tendrá lugar el 20 de noviembre en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas. Olivia Gorra asegura, sin embargo, ya estar en otra cosa. Piensa en su siguiente disco, uno que lleva preparando desde hace varios años, también de música mexicana, pero con orquesta sinfónica. Quizá vea la luz el año entrante, adelanta.

México es abrazado y besado por su música, es nuestra carta de presentación, es lo que nos abre las puertas, no hay persona que no se acuerde por ejemplo de 'Cielito lindo', 'La bamba', cantidad de canciones”, dice acerca del repertorio que ha cultivado durante sus 25 años de carrera operística.

Por ahí nos puede ir muy bien como país, afirma sin perder la postura casi alegre. “Todavía exportamos esa música, socializamos de esa forma entre países. La música mexicana es muy generosa, entra a cualquier rincón del mundo y eso es lo que nos hace que nos traten un poquito mejor”. Como a ella en Rusia. El concurso Olivia Gorra, celebrado en septiembre, se basó, precisamente, en el repertorio mexicano.

UNA MEXICANA EN LA PLAZA ROJA
La relación de Gorra con la Federación Rusa comenzó hace tres años, cuando fue invitada a participar como cantante en una edición del Festival de México en Moscú. Este año, la organización le propuso dar su nombre al certamen, cuyos ganadores se presentarán en aquí el próximo mes de febrero. Se trata de cuatro jóvenes (el mayor tiene 26 años): una mezzosoprano, un bajo y dos barítonos.

Pero antes, el concurso iniciará una etapa de intercambio: en noviembre será lanzada la convocatoria para la edición de la competencia en México, con cantantes nacionales.

“Son varias categorías y premios, hay universidades sobre todo apoyando y también intervendrá el Estado. El premio consiste en un incentivo económico y un viaje a Rusia; los próximos años serán otros países”, explica. Los talentos ganadores ofrecerán clínicas y conciertos en aquel país. A partir del próximo mes, se publicarán las bases del certamen en México, en su página oficial, www.oliviagorra.com.

ACADEMIA INTEGRAL
Versátil, la soprano se inicia, además, como empresaria. Acaba de abrir la Academia Olivia Gorra, ubicada en la colonia Del Valle, donde ella misma impartirá clases de canto, con su propio método, subraya: una fusión de técnicas europeas y lo que ha aprendido con sus maestros en México. Así dará seguimiento a una vocación de enseñanza que cultiva desde que empezó a vocalizar. “Daba clases a mis compañeros de estudio”, recuerda.

Instalada en la que fue su primera casa, la academia recibirá a niños, jóvenes y adultos que quieran tener un acercamiento con la música, sin necesariamente hacerlo de forma profesional. Aunque, confía, podrían formarse ahí las nuevas figuras del canto mexicano, no sólo del arte lírico sino popular.

“Hay clases de piano, guitarra, flauta, violín, y otros instrumentos; clases de canto, vamos a tener un estudio de grabación, es una academia integral, le vamos a dar lo que necesite y requiera el alumno para ser un artista, si así lo desea. Lo tengo recorrido, sé cómo cuidarlos, cómo prevenirlos y cómo acercarlos a su éxito lo más preparados posible”.