AFTEROFFICE
buena vida

Ocupa a tus pequeños de la mejor manera

Con niños en casa el ritmo de vida se modifica. Al llegar las vacaciones tu rutina y la de ellos es otra. Los cursos de verano son una excelente opción, pero la elección debe hacerse cuidadosamente para no saturarlos.
Lizbeth Hernández
31 julio 2016 21:26 Última actualización 01 agosto 2016 7:38
De igual manera es importante que en el curso de verano no exceda el periodo habitual de clases. (Especial)

De igual manera es importante que en el curso de verano no exceda el periodo habitual de clases. (Especial)

Con niños en casa el ritmo de vida se modifica. Al llegar las vacaciones su rutina y la de ellos es otra. Los cursos de verano son una excelente opción, pero la elección debe hacerse cuidadosamente para no saturarlos.

La doctora Cristina Curiel Castelazo, psicoanalista y académica del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana, sostiene que se debe centrar en los intereses personales de sus hijos o en la posibilidad de práctica de los deportes que ellos disfruten.

“No se debe exagerar en eso, pues entonces lograremos lo contrario, que en vez de desarrollar habilidades y sentirse contento, el niño esté irritable y falto de interés”, destaca.

De igual manera es importante que en el curso de verano no exceda el periodo habitual de clases. “Recomiendo que se les deje al menos un par de semanas libres para que ellos hagan lo que quieran y después retomar sus actividades normales”, sostiene Curiel.

Por ello, recomienda actividades con temas afines al contacto con la naturaleza, las actividades musicales y artísticas, o temáticos (dinosaurios, piratas, magia), ya que permiten desarrollar muchas y diferentes áreas, comenzando con su cerebro, que se tiene que adaptar a situaciones distintas a las que encuentra en el aula.

Entre los beneficios que trae para los chicos asistir a un curso de verano en el que se exploten sus intereses están: lograr mejor desempeño diario, ser más sociables y aprender a trabajar en equipo, afirma la experta.