AFTEROFFICE
CULTURAS

Obra denuncia matanza de indigentes en el Mundial

El 5 de julio se estrena en el Teatro Sergio Magaña la obra "Kiwi", un drama coyuntural al Mundial de futbol que trata "el ninguneo del gobierno hacia sectores marginados". 
Rosario Reyes
01 julio 2014 23:50 Última actualización 02 julio 2014 5:0
Boris Schoemann, director de la obra, critica la organización de la Copa del Mundo. (Tomada de Facebook)

Boris Schoemann, director de la obra, critica la organización de la Copa del Mundo. (Tomada de Facebook)

Una huérfana abandonada termina por integrarse a una comunidad de niños sin hogar; pero los Juegos Olímpicos llegan a la ciudad, y esos chicos son desaparecidos de las calles para mejorar la imagen de la sede deportiva. Para el director Boris Schoemann, el argumento de Kiwi no es mera ficción, sino un drama coyuntural al Mundial de futbol, del que afirma, si bien se ha publicado en medios de comunicación, existe poco conocimiento.

“Es una temática ahorita con el Mundial bastante importante, porque eso está sucediendo en Brasil”, sostiene Schoemann.

“Es un tema actual, del que nunca se habla: el ninguneo del gobierno hacia sectores marginados. Presentar una obra así, mostrarla a otros adolescentes, a otros adultos que no están viviendo esas condiciones, permite de alguna manera tomar conciencia social del problema”.
Obra fuerte y a la vez poética sobre la desintegración familiar, vuelve a la cartelera a partir del próximo fin de semana en el Teatro Sergio Magaña, en el DF.

Abordar una temática como ésta en el escenario, explica el director de la compañía Los Endebles, es posible gracias a la dramaturgia del canadiense Daniel Danis.

“Su teatro está lleno de imágenes poderosísimas, la fuerza está en la palabra. La obra está montada con dos actores y dos sillas. Ellos bajan al subterráneo donde buscan un refugio para sobrevivir, que es lo único que quieren y entonces a todo lo negro le están viendo el lado positivo, porque están convencidos de que van a salir adelante. Esa es la maravilla de esta obra: la esperanza”.

El teatro permite abordar temas escabrosos con una mayor empatía, abunda el director, para quien el público adolescente es el menos atendido en México. “Los jóvenes son muy inteligentes y hay que retarles la inteligencia; cuando les presentas montajes fuertes, que cautivan su atención, lo agradecen, es compartir una experiencia teatral que se enriquece con su poder de imaginación, que es inmenso”. Con esta pieza Schoemann comenzó, hace cuatro años, una serie de producciones dirigidas a ese público.

Kiwi se reestrena el 5 de julio en el Teatro Sergio Magaña (Sor Juana Inés de la Cruz 114, Santa María La Ribera) y se presentará los sábados y domingos a las 13:00 horas.