AFTEROFFICE
culturas

Nunca busqué vender: Ely Guerra

La cantautora regresa a su origen, a piano solo, el 11 de julio en el Lunario. Este concierto es para ella una pausa que le ha servido de reflexión, para comprender qué tipo de artista es.
Myrna I. Martínez
01 julio 2015 21:38 Última actualización 02 julio 2015 5:0
La cantaurora celebra su aniversario este 11 de julio en el Lunario. (Cortesía)

La cantaurora celebra su aniversario este 11 de julio en el Lunario. (Cortesía)

Ely Guerra celebra 20 años de ser una guerrera, de defender cada una de sus canciones y de sentirse orgullosa por ser una artista libre y coherente.

Esta lucha musical la llevó a deshacerse de las disqueras en 2009. Un año después ganaba su primer Grammy con Hombre invisible y fue portada de un suplemento de The New York Times, cuyo reportaje principal presentaba a una generación de creadores mexicanos independientes que estaban colocando al país en el mapa cultural internacional, entre ellos la arquitecta Tatiana Bilbao y el actor Diego Luna.

“Compongo desde los nueve años, y nunca he mentido, nunca he hecho canciones por vender más; me metí en broncas por defender mis canciones, siempre defendí mi origen”, sostiene.

La cantautora regresa a su origen, a piano solo, el 11 de julio en el Lunario. Este concierto es para ella una pausa que le ha servido de reflexión, para comprender qué tipo de artista es.

En este aquí y ahora, disfruta dejar por un momento su guitarra e interpretar sus canciones más significativas acompañada del pianista de jazz Nicolás Santella, con quien ha tocado desde hace 18 años. Juntos grabaron en vivo El origen (2014), un disco doble.

“Es cierto que con el piano estás tan desnudo en el escenario que hay un nivel de exigencia distinto para con tu voz. Este show ha sido una gran confrontación profesional, también es un deleite que ha permitido entenderme más como intérprete, es muy hermoso”, explica la artista. “Cada canción encontró su propia ruta, su propio sonido; Nicolás hace que sea mágico. Tienen un feeling intenso, personal e íntimo”.

Ely Guerra no siente ni pudor ni temor de interpretar canciones que escribió cuando tenía 15 o 18 años, muchas de ellas forman parte de su repertorio clásico. Para ella es una oportunidad de entender su crecimiento como artista y les agradece a sus nueve discos el aprendizaje.

“Éste es un renacer, rescatar aquellas canciones que tal vez en algún momento dije ‘no me gusté’; ahora las celebro porque han ido construyéndome como mujer, como cantante y como autora”.