AFTEROFFICE
ESPECTÁCULOS

Nuevo teatro comercial

Figuras mediáticas protagonizan éxito en escena adecuada para tiempos en los que enamorarse está devaluado.
Rosario Reyes
26 enero 2014 21:38 Última actualización 27 enero 2014 5:0
Itatí Cantoral produce y actúa en "Cuarteto", una obra de Heiner Müller. (Cortesía)

Itatí Cantoral produce y actúa en "Cuarteto", una obra de Heiner Müller. (Cortesía)

Con el antecedente de un éxito en teatro comercial, junto a un reconocido actor de cine (protagonizó el thriller Misery con Damián Alcázar en una producción de Jorge Ortiz de Pinedo que se presentó en el Teatro Helénico y el Foro Chapultepec, además de hacer una gira por la república entre 2011 y 2012), Itatí Cantoral produce y actúa "Cuarteto", del dramaturgo alemán Heiner Müller, que comenzó el fin de semana una breve temporada en el Foro de las Artes del Centro Nacional de las Artes, donde estará de viernes a domingo hasta el 23 de febrero.

Casos como éstos son ejemplo de la tendencia reciente en la oferta teatral, que permite no sólo diversidad en los elencos, sino en los foros en los que se presentan montajes que no admiten ya la antigua clasificación de “teatro comercial”.

"Cuarteto", que se montó por primera vez en 1996, se reestrena con las actuaciones de Itatí Cantoral y David Hevia, bajo la dirección de Alejandro Velis. “Yo creo que es una posibilidad para toda la gente que ama el teatro”, dice el director a propósito de esta forma de montajes recientes, protagonizados por figuras mediáticas y actores de trayectoria en teatro. “Yo conocí a Itatí Cantoral compartiendo el escenario en una obra de Shakespeare, "Julio César", que se presentó el año pasado en el Teatro Julio Castillo, éramos compañeros de escena y yo ahí vi que es una mujer que ama el teatro y cuando me propuso hacer la obra, me dijo yo quiero hacerlo, vengo de hacer Tennessee en cuerpo y alma de Ximena Escalante (donde compartió escena con Héctor Mendoza, bajo la dirección de Francisco Franco, en la Casa del Lago), después de "Julio César", yo quiero hacer esto, porque amo el teatro”.

Sin embargo, explica Velis, el propio gremio teatral llega a descalificar estas fórmulas. “Y yo digo, por qué no, si una actriz como Itatí está probando y demostrando no sólo con su talento, sino con su actitud que ama el teatro y que ha desechado proyectos, porque me consta que ha dejado otras cosas para poder hacer este mundo, obviamente, mucho menos pagado que la televisión, no tengo ningún problema, en 2009, también actuando en otra obra de Shakespeare con Cecilia Suárez y Ana de la Reguera en la UNAM, ellas también son dos personas que amo y respeto por su capacidad creativa, en el teatro Juan Ruiz de Alarcón, completamente universitario y me quedo con un buen sabor de boca de saber que son dos extraordinarias actrices que aman el teatro.

“Definitivamente tener alguien con fama, que ha conseguido a través de la televisión, sí llega a otros tipos de público y eso es muy grato, qué maravilla que otro tipo de espectadores vengan a ver Cuarteto, un texto maravilloso, extraordinario en todos sentidos, vengan y digan qué padre que una actriz y un actor se avienten este garbanzo de a libra en el escenario. Yo creo que el teatro no debe ser elitista, el gran maestro de eso ha sido William Shakespeare, que en su época era para el pueblo absolutamente. Peter Brook dice no hay teatro comercial, ni teatro de arte ni nada, hay teatro bueno o malo, sea clásico o contemporáneo, si hay algo bueno en escena, el público llega”, advierte el también dramaturgo y docente de teatro que continua actuando los sábados en el Foro la Gruta del Teatro Helénico en la puesta "Un buen día para vivir".

"Cuarteto", estelarizada por “dos grandes monstruos de una sensibilidad y una capacidad en escena sorprendente”, como define el director y reafirman Itatí Cantoral y David Hevia en el escenario, dispuesto como una pasarela por la que desfila una pareja contando su atemporal, apasionada, violenta y ambigua historia, en la que incluso, alternan los roles masculino o femenino, es una obra sobre el amor. “Esta obra va a ser pertinente en todos los tiempos, estos personajes merecen tratamientos y visiones nuevas, habla sobre el amor, el odio, las pasiones y eso siempre lo vamos a tener los seres humanos, no hay obra que no mueva las pasiones humanas, si esta obra lo exacerba, lo acentúa y lo pone encarnizadamente en escena, pues mucho más pertinente para montarla y verla”, dijo Alejandro Velis.

A pesar de que la puesta “sigue muy bien el pesimismo de Müller”, concluye el director, su propuesta, “tiene que ver con que yo sí creo que los seres humanos que hemos perdido amores por la pasión destructiva, tenemos la posibilidad de reencontrarnos con nosotros mismos en una mejor situación en el futuro".