AFTEROFFICE
CULTURAS

Nueva York sigue atrayendo a artistas, pese a todo

Algunos opinan que la ciudad más poblada de Estados Unidos ha dejado de ser un buen hogar para los artistas. Sin embargo, cada día siguen llegando jóvenes a La Gran Manzana en busca de cumplir sus sueños artísticos. 
Bloomberg
21 mayo 2014 20:6 Última actualización 21 mayo 2014 20:10
Nueva York. (Bloomberg)

Nueva York sigue siendo el lugar preferido para los artistas. (Bloomberg)

En un sótano de 93 metros cuadrados dividido en seis partes, un baño hace las veces de cuarto oscuro y unas cortinas de baño funcionan como paredes.

“Uno aprende a adaptarse con lo que ofrece Nueva York”, dijo Alyssa Lingerfelt, de 25 años, quien paga 300 dólares mensuales por su sector del estudio de arte. “Se pierde algo cuando uno se va de Nueva York”.

Ella y otros miles de personas desoyen el consejo de artistas consagrados con más años como Patti Smith y David Byrne, quienes dicen que es hora de que la nueva generación huya de la ciudad neoyorquina desenfrenada. Como han hecho durante décadas, los creadores se adaptan al mundo darwiniano del Nueva York de los artistas.

“Por todos los artistas que se van, hay más que llegan todos los días”, sostuvo Mark Rossier, subdirector de la New York Foundation for the Arts.

Los datos del último censo de Estados Unidos muestran que la cantidad de artistas de los cinco municipios -contando los pintores, los escultores, los músicos y los bailarines- pasó de 109 mil en 2000 a 141 mil a fines de 2012.

Lingerfelt, quien asegura que sus esculturas fálicas en resina y sus pinturas de piernas entrelazadas hablan del género y el poder, se fue de Detroit para estudiar en la escuela de arte del Pratt Institute de Brooklyn en 2008. Ayudó al dueño de su edificio a convertir el sótano en un estudio para artistas después de mudarse a un apartamento en un cuarto piso del edificio Bedford-Stuyvesant hace tres años.

INGENIO OBLIGADO
​ 

“Te hace buscar la forma de resolver problemas”, dijo  Lingerfelt sobre su reducido espacio. "Nueva York compensa con comunidad lo que le falta en espacio".

La vida en la ciudad con mayor número de habitantes de los Estados Unidos es desde hace mucho un juego de supervivencia. Los artistas fueron los peores enemigos de sí mismos, al haber sido los primeros en aventurarse en barrios como SoHo en Manhattan y Williamsburg en Brooklyn antes de ser derrotados por las fuerzas del dinero y el poder que ayudaron a desatar.

“Los artistas van a los barrios poco atractivos porque hay mucho espacio y son baratos”, señaló Rossier. “Eso empieza a cambiar al barrio y en diez o quince años se gentrifica y los artistas ya no pueden pagar el costo de permanecer allí. Los artistas siempre son víctimas de su propia gentrificación”.

ALGUNOS HAN DICHO BASTA

Patti Smith
, la “madrina del punk”, le dijo al público en 2010 que “buscara una nueva ciudad”, ya que Nueva York “se cerró para los jóvenes y los artistas que buscan abrirse camino”.

Byrne, cofundador de la banda de rock new wave Talking Heads, el año pasado escribió que demasiados barrios se habían convertido en “lugares de recreo para los ricos” sin “espacio para los creadores jóvenes”, a diferencia de lo que ocurría cuando él llegó en los años 70.

La actriz y cantante Lena Dunham, el cantante Moby y el “artista ilegal” Clayton Patterson lamentan la desaparición de Nueva York como faro cultural.