AFTEROFFICE
deportes

Nueva Inglaterra presume todo su poderío; Seattle quiere ser bicampeón

Los Patriotas de Nueva Inglaterra aplastaron a los Potros de Indianápolis y consiguieron el pase a su sexto Super Bowl. En la final de la Nacional, los Halcones Marinos de Seattle refrendaron su corona de Conferencia tras arrebatarle el boleto a los Empacadores de Green Bay.
Domingo Aguilar Mendiola
18 enero 2015 22:57 Última actualización 19 enero 2015 5:0
Tom Brady confirma su asistencia a la máxima fiesta de la NFL, en la cual podría empatar el número de anillos de Joe Montana y Terry Bradshaw, ambos con cuatro. (Reuters)

Brady confirma su asistencia a la máxima fiesta de la NFL, en la cual podría empatar el número de anillos de Joe Montana y Terry Bradshaw, ambos con cuatro. (Reuters)

Los Patriotas de Nueva Inglaterra aplastaron a los Potros de Indianápolis y consiguieron el pase a su sexto Super Bowl en los últimos 15 años, todos de la mano de Tom Brady. El mariscal de campo confirma su asistencia a la máxima fiesta de la NFL, en la cual podría empatar el número de anillos de Joe Montana y Terry Bradshaw, ambos con cuatro.

El estratega que diseñó el juego de los Pats ha escrito su nombre en lo más alto de los libros de récords de la liga. Bill Bellichick llegó a 21 victorias en partidos de postemporada, con lo que dejó atrás a Tom Landry. El primer triunfo que consiguió en playoffs fue cuando estaba al mando de los Cafés de Cleveland y se enfrentó al conjunto que maneja actualmente. A esta marca, el hombre de 62 años podrá agregar que es el entrenador en jefe que ha estado en más juegos de campeonato junto con Don Shula; seis finales los convierten en los invitados más recurrentes.

En la final de la Nacional, los Halcones Marinos de Seattle refrendaron su corona de Conferencia tras arrebatarle el boleto al Super Bowl a los Empacadores de Green Bay en los últimos cinco minutos de partido. La defensa del campeonato será en dos semanas en Phoenix, Arizona.

Los de Washington despertaron hasta la última parte del periodo final. Después de conseguir un touchdown cuando quedaban 2:13 en el reloj, intentaron una patada corta que les funcionó y los dejó en territorio rival con la posibilidad de orquestar un nuevo ataque. Russell Wilson combinó su habilidad para pasar y para correr el balón, y con un drive de cuatro jugadas logró la anotación que ponía a su equipo por encima del de Aaron Rodgers. La ventaja del punto extra no era suficiente; los de Seattle lograron una conversión que los alejaba a tres puntos de los visitantes.

Los Cabezas de queso anotaron el gol de campo que forzó el tiempo extra. La hora del volado llegó y los Halcones decidieron recibir la pelota; el segundo estadio más ruidoso del mundo celebró la sonrisa de la suerte. En seis jugadas, los jugadores dirigidos por Pete Carroll celebraron la anotación que evitó que los de Wisconsin tuvieran oportunidad de atacar. Es la segunda final de conferencia que pierde Green Bay en tiempo extra; la primera fue en la temporada 2007 contra los Gigantes de Nueva York.

El Estadio de la Universidad de Phoenix celebrará una versión inédita de campeonato en la que los Patriotas pueden levantar el cuarto trofeo, o los Halcones Marinos pueden unirse al grupo selecto de bicampeones, en el que siete equipos tienen membresía.