AFTEROFFICE
deportes

Nolan Ryan, el hilo conductor de una disputa

El pitcher militó en los tres equipos que luchan por el título del Oeste de la Liga Americana. Le llamaban 'El Expresso', por su velocidad de lanzamientos. En su carrera logró 5 mil 714 ponches, lanzó siete juegos sin hit ni carrera y ganó una Serie Mundial.
Mauricio Mejía
30 septiembre 2015 22:19 Última actualización 01 octubre 2015 5:0
El pitcher militó en los tres equipos que luchan por el título del Oeste de la Americana (Archivo AP)

El pitcher militó en los tres equipos que luchan por el título del Oeste de la Americana (AP/ Archivo)

El Rangers y el Angelinos, que hoy abren su última serie de la campaña, llegaron a las Grandes Ligas en 1961, el año de la expansión de la Liga Americana. Aunque el primero ocupó la plaza en Washington y se llamó Senadores, como la franela que se mudó a Minnesota para convertirse en el Mellizos.

En juego de dos siempre hay espacio para tres. El Texas está a un juego de amarrar el banderín de la Oeste del nuevo circuito. Lleva dos juegos de ventaja al Anaheim y dos y medio sobre el Astros de Houston.Y en el juego de tres siempre hay un uno que los junta: la metafísica del número.

Nolan Ryan, a quien llamaban El Expresso, por su velocidad de lanzamientos, militó en las tres novenas para sumar una de las más grandes carreras para un pitcher: logró 5 mil 714 ponches, lanzó siete juegos sin hit ni carrera y ganó una Serie Mundial, justo con el equipo que falta en este trío: el Mets, de Gil Hodges, en 1969, al que llamaron El Milagroso (relevó en el tercero de la Serie, que terminó 4-1 sobre el Orioles de Baltimore).

Ryan nació el 31 de enero de 1947 en Refugio, Texas. Fue seleccionado en la doudécima ronda del Draft por el Metropolitanos y debutó el 11 de septiembre de 1966, 35 años antes de las Torres Gemelas, ante el Bravos. Ponchó a tres rivales, caminó a uno y otorgó una base por bolas malas. Parecía que el Expresso redundaría en el Clásico de Otoño, pero nunca volvió. El Mets sería campeón en 1986 ante el Medias Rojas y el Serafines en 2002, ante el Gigantes de San Francisco. Solamente el Astros le acompañaría en la anemia.

En 1972, ya con el Serafines, Ryan dio a entender lo que traía en el brazo. Fue el líder de la Nacional en la lista de ponches con 329. Lo sería ocho veces más en ese circuito y dos más en la Americana.

Y también iba construyendo una pelota única, como si lanzar sin hit fuera una rutina. Su primero sucedió el 15 de mayo de 1973. ¿Contra quién? Contra el Rangers en el Royal Stadium ante 12 mil 205 espectadores y con la labor atrás del plato del catcher Jeff Torborg. Los Angelinos vencieron 3-0 y el juego fue juzgado por el ampayer Jim Evans. El último de sus partido con doble cero fue, también en mayo. En 1991, otra vez 3-0 sobre el Azulejos de Toronto, en Arlington (la sede de la serie de cuatro juegos que comienza hoy ante los Serafines). Ryan acabó el juego en 2 horas y 25 minutos. El Expresso tenía 44 años y lanzaba bolas de más de 90 millas.

El 22 de agosto de 1989, Ryan se ganó su pasó en la imortalidad. Ponchó a Ricky Henderson, del Atléticos, y consiguió la marca de los 5 mil. Un detalle para la serie de hoy: el número de Nolan ha sido retirado de los tres equipos en disputa por el Oeste de la Americana.