AFTEROFFICE
deportes

No hay delito en la muerte del Hijo del Perro Aguayo

A pesar de que la Procuraduría General de Justicia de Baja California (PGJBC) inició una investigación por posible homicidio culposo por la muerte del luchador Pedro Aguayo, el especialista en derecho penal, Gilberto Santa Rita, asegura que no debería ser una acusación de esa índole.
Domingo Aguilar Mendiola
24 marzo 2015 0:8 Última actualización 25 marzo 2015 5:0
La patada que le dio Rey Mysterio Jr. al Hijo del Perro Aguayo está dentro de las normas que regulan la lucha libre”, explica el jurista. (Cuartoscuro)

"La patada que le dio Rey Mysterio Jr. al Hijo del Perro Aguayo está dentro de las normas que regulan la lucha libre”, explica el jurista. (Cuartoscuro)

A pesar de que la Procuraduría General de Justicia de Baja California (PGJBC) inició una investigación por posible homicidio culposo por la muerte del luchador Pedro Aguayo, el especialista en derecho penal Gilberto Santa Rita asegura que no debería ser una acusación de esa índole.

“No es posible, porque hay una causa de justificación en el código penal que se llama ejercicios de un derecho o cumplimiento de un deber, que también se conoce como autopuesta en peligro de la víctima. Es decir, el luchador tiene derecho a golpear a otro luchador y tiene derecho a realizar determinados movimientos que pueden ser letales. La patada que le dio Rey Mysterio Jr. al Hijo del Perro Aguayo está dentro de las normas que regulan la lucha libre”, explica el jurista.

“Si un luchador priva de la vida, desafortunadamente, a un compañero, él no tendría responsabilidad porque estaba ejerciendo su rol en ese momento”, sostiene.

Cuando existe un homicidio, el Ministerio Público lleva a cabo una investigación, pero según Santa Rita, en esta ocasión se limitará a determinar con exactitud la causa de muerte. “Rey Mysterio Jr., para efectos de imputación penal no es responsable”, argumenta.

Rafael El Maya, colegiado que estuvo en el Consejo Mundial de Lucha Libre por 30 años, considera que el responsable del fallecimiento del luchador fue quien vigilaba la pelea. “En lo personal, con todo respeto, el responsable principal ahí fue el réferi, porque se perdieron segundos importantísimos”, comenta el juez, quien también dice que es obligación de todo árbitro cerciorarse del estado de salud de los atletas sobre el cuadrilátero.