AFTEROFFICE
deportes

NFL, el árbol genealógico de los grandes 'coaches'

Marty Schottenheimer, Bill Parcells y Bill Walsh son tres de los entrenadores que más influencia mantienen en la NFL gracias a la labor de sus sucesores.
Alfonso Mancilla
28 diciembre 2016 21:52 Última actualización 29 diciembre 2016 5:0
Los grandes entrenadores de la NFL, auténticos estrategas del emparrillado. (Especial)

Los grandes entrenadores de la NFL, auténticos estrategas del emparrillado. (Especial)

El selecto grupo de 32 entrenadores de la NFL es un árbol genealógico en el que todos están conectados por su pasado. Los aficionados pueden saber la filosofía de uno analizando con quién colaboró, cómo dichos coaches influyeron en sus planes y estrategias y, en consecuencia, cómo sus sucesores usaron o adaptaron su filosofía a los planes de juego.

MARTY SCHOTTENHEIMER Y SU LEGADO
Ningún entrenador tiene más conexiones directas que él.
Antes de convertirse en coach, Schottenheimer trabajó con cuatro entrenadores en jefe y con 12 que en el futuro lo serían, sumando así 16 vínculos.

En sus 21 años al frente de los Cafés (1984-1988), Jefes (1989-1998), Pieles Rojas (2001) y Cargadores (2002-2006) ganó el 61.3 por ciento de sus partidos de temporada regular y llegó a playoffs en 13 campañas.

Dos de sus coordinadores que llegaron a ser entrenadores en jefe, Bill Cowher y Tony Dungy, ganaron el Super Bowl, algo que él nunca logró.

Resulta fácil de identificar el linaje de los que trabajaron al lado de Schottenheimer, quien, por ejemplo, se desempeñó como coordinador defensivo de los Cafés al mando de Sam Rutigliano, quien a su vez entrenó para Lou Saban con el mismo equipo de Cleveland.

Saban, quien dirigió durante 16 temporadas, de 1960 a 1976, ganó dos campeonatos de la vieja AFL con los Bills. En dicho tiempo tuvo bajo sus órdenes a dos head coaches de la actualidad: Mike McCarthy (Empacadores) y Bruce Arians (Cardenales). Ambos también fueron entrenadores de posición para Schottenheimer.

LA MANO DE BILL PARCELLS
Muchos consideran que tiene el árbol genealógico más grande en la era moderna. La evidencia es que sus sucesores acumulan un impresionante récord de 638 juegos ganados y 554 perdidos en la NFL.

Con 14 conexiones directas, Parcells tiene menos que Schottenheimer, pero comparte la misma cifra de sucesores directos con 12.

Entre los entrenadores que más destacaron luego de trabajar con Parcells están Bill Belichick, Tom Coughlin y Sean Payton. Un cuarto, Todd Bowles, está en su segunda temporada al mando de los Jets de Nueva York.

Si bien los herederos de Parcells conforman el grupo más prolífico, hay otros cuyos sucesores también brillaron.

El ejemplo más claro es el de Johnny Rauch, quien entrenó sólo durante cinco temporadas y ganó un campeonato de la AFL con los Raiders en 1967, pero en esos años tuvo bajo su tutela a dos posteriores leyendas: Bill Walsh y John Madden.

LA ESCUELA DE BILL WALSH
El hombre que con los 49ers de San Francisco ganó tres títulos de Super Bowl, generó un árbol genealógico de entrenadores que se suscribe a una filosofía de entrenamiento específico: la Ofensiva de la Costa Oeste, un sistema que enfatiza los pases cortos en lugar de los largos como un medio para abrir el campo a jugadas más grandes.

La impresionante descendencia de Walsh incluye a Andy Reid, Jon Gruden, Jeff Fisher, Mike McCarthy, Sean Payton, John Harbaugh, Tony Dungy y Brian Billick. Algunos de ellos utilizaron o todavía utilizan la Ofensiva de la Costa Oeste en sus esquemas de entrenamiento, mientras que otros han continuado usando su filosofía con adaptaciones.

También Walsh fue de los primeros que incluyó en su grupo de colaboradores a elementos afroamericanos. Dos de sus coordinadores, Dennis Green y Ray Rhodes, se convirtieron en dos de los primeros entrenadores negros en la NFL.