AFTEROFFICE
buena vida

Newark, ciudad en boga

Ubicada a 16 kilómetros al oeste de Manhattan, Newark ha comenzado un proceso de reestructuración que comienza a darle un mayor atractivo para quienes quieran visitarla o instalarse en esta ciudad.
Bloomberg
27 febrero 2017 21:46 Última actualización 28 febrero 2017 5:0
(Especial)

(Especial)

Durante años, Military Park, un parque estéril y rodeado de edificios vacíos en el centro de Newark, fue un símbolo de la desesperación que se impuso tras los disturbios de 1967. Ahora es el epicentro de la esperanza de que por fin esté dándose una recuperación buscada hace mucho por la ciudad más grande de Nueva Jersey.

Frente al extremo norte del parque, la vieja tienda de departamentos de Hahne & Co. debutó el mes pasado en el marco de un proyecto de desarrollo de 174 millones de dólares con 160 apartamentos, un programa de artes y museo de jazz de la Universidad Rutgers, que actualmente exhibe artefactos como la trompeta de Miles Davis y un vestido que usó Ella Fitzgerald. También habrá oficinas, un restaurante del chef estrella Marcus Samuelsson y un supermercado de Whole Foods, que abrirá mañana, con lo cual un edificio que estaba vacío desde 1987 cobrará vida.

La reputación de delincuencia y pobreza dejó a Newark, que queda a sólo 16 kilómetros al oeste de Manhattan, en gran parte afuera de una resurrección urbana que transformó franjas de terrenos arruinados en barrios de moda por todo Estados Unidos. Un crecimiento vertiginoso de la construcción, con el proyecto de Hahne como epicentro, indica que la suerte de la ciudad podría estar a punto de cambiar. Los promotores y sus financistas —Prudential Financial Inc. y Goldman Sachs Group Inc., entre otros— apuntan a generar la masa crítica necesaria para que Newark mejore su imagen y llene las nuevas torres de habitantes que valoren los precios asequibles y el fácil acceso a medios de transporte público.

1
  

  

(Especial)

El año pasado se aprobó la construcción de unas 2 mil unidades residenciales, que se suman a las 2 mil construidas desde 2014, según el Departamento de Desarrollo Económico y de Vivienda de la ciudad. Durante ese período, se invirtieron unos mil 700 millones de dólares en proyectos residenciales, comerciales e industriales.

CAMINO POR RECORRER
Las iniciativas de resurrección tomaron impulso durante la administración de Cory Booker, alcalde de 2006 a 2013, que convenció a titanes de Wall Street como Bill Ackman, Leon Cooperman y Julian Robertson de que valía la pena salvar la ciudad. Booker, actualmente senador federal, obtuvo más de 250 millones de dólares en compromisos, entre ellos 100 millones para las escuelas prometidos por el máximo responsable de Facebook Inc., Mark Zuckerberg.

Newark está lejos de alcanzar el renacimiento cultural e inmobiliario pleno. Un estudio de datos del Gobierno publicado en diciembre por WalletHub, un servicio de asesoramiento sobre créditos por Internet, determinó que es la decimocuarta ciudad con más carencias entre las 150 mayores de Estados Unidos, y la cuarta peor en cuanto a salud y seguridad. Un 30 por ciento de la población, de mayoría negra e hispana, vive en la pobreza, según una encuesta de la Oficina del Censo de Estados Unidos hecha en 2015.

1
  

  

(Especial)

Además, no faltan terrenos vacíos ni edificios abandonados o subutilizados, dijo Barry Hersh, profesor asociado del Schack Institute of Real Estate de la Universidad de Nueva York.

“Hablamos de 40 o 50 años de descuido, y eso no se puede revertir de un día para el otro”, afirma Hersh, quien destaca que cerca de media docena de sus estudiantes trabaja en proyectos en Newark, algo que no habría ocurrido antes. “Pero se está empezando a ver cierto repunte”.