AFTEROFFICE
culturas

Netrebko asume la fuerza de la madurez

"Llevo más de 20 años cantando. Me estoy haciendo mayor", dice la soprano rusa Anna Netrebko al hablar del momento actual de su vida. La soprano rusa actuará esta noche con su actual compañero sentimental, el tenor originario de Azerbaiyán Yusif Eyvazof, en el Palacio de Bellas Artes.
Rosario Reyes
24 febrero 2015 22:45 Última actualización 25 febrero 2015 5:0
La cantante de 42 años tenía una deuda pendiente con México tras la cancelación de un concierto en 2013. (Edgar López)

La cantante de 42 años tenía una deuda pendiente con México tras la cancelación de un concierto en 2013. (Edgar López)

“Llevo más de 20 años cantando. Me estoy haciendo mayor”, dice la soprano rusa Anna Netrebko al hablar del momento actual de su vida.
Han quedado atrás los papeles de más ligereza y aquella mancuerna con Rolando Villazón que sacó chispas en los escenarios del mundo. Ahora su cuerda le permite abordar roles de mayor exigencia tanto vocal como de carácter.

Tras divorciarse del barítono uruguayo Erwin Schrott, la cantante actuará esta noche con su actual compañero sentimental, el tenor originario de Azerbaiyán Yusif Eyvazof, en el Palacio de Bellas Artes. Ambos serán acompañados por la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, que celebra su 60 aniversario con este concierto.

“Algo pasó con mi voz y con mi cuerpo”, comenta en rueda de prensa con respecto al cambio que implicó en ella la maternidad. El hijo que tuvo con Schrott, Tiago, tiene seis años y ha sido diagnosticado con autismo. “Me siento lista para interpretar papeles más dramáticos. También cambió mi carácter, pero sigo trabajando la parte teatral de mi repertorio”.

La cantante de 42 años tenía una deuda pendiente con México tras la cancelación de un concierto en 2013. Ella se presentó por primera vez en el país en 2005, en el Palacio de Bellas Artes, donde protagonizó la ópera Romeo y Julieta de Gounod, al lado de Villazón, quien vivía el momento cúspide de su carrera vocal. En ese entonces la pareja escénica llegó a ser comparada con la dupla Callas-DiStefano por la química que desbordaba en el escenario. Ahora la estrella operística dice que, si bien han sido muy importantes sus actuaciones juntos, no tiene planes de emprender algún proyecto con el tenor.

“No me gusta decir quiénes son mis cantantes favoritos, con los que prefiero trabajar, pero en México hay cantantes de gran talento, fantásticos, como Rolando Villazón o Ramón Vargas, que es una persona muy generosa y adorable. Acabo de cantar con Aylín Pérez en el Met y ella tiene una voz muy agradable”.

La voz de Netrebko se distingue por su amplitud de rango y, sobretodo, por tener la flexibilidad de una soprano lírica a la vez que la pasta y oscuridad tímbrica de una soprano lírico spinto. Hace un año que comenzó a bordar papeles que demandan una cuerda más gruesa y así articuló el programa de esta noche. “Incluye parte de mi nuevo repertorio, que he cantado ya muchas veces en Europa”.

La primera parte del concierto estará dedicada a la ópera y la segunda a la música popular. Interpretará arias de obras como Macbeth, El trovador y Luisa Miller, de Verdi, así como Andrea Chénier, de Giordano; y Adriana Lecouvreur, de Cilea. Cantará a dueto con Eyvazov las óperas Otelo, de Verdi, y Manon Lescaut, de Puccini.

Netrebko adelantó que se dispondrán pantallas gigantes afuera del recinto, con el fin de que más gente pueda disfrutar del arte. Celebró esta costumbre, creada por el Met, de transmitir las funciones en formas alternativas. “Es maravilloso que mucha gente que no puede pagar el boleto o venir al teatro por la lejanía tenga la oportunidad de ver nuestras presentaciones. Aunque un espectáculo en vivo, siempre será un espectáculo en vivo”, matiza. “La buena música merece ser escuchada”.