AFTEROFFICE
culturas

Nélida Piñón y Sergio Ramírez reciben Medalla Carlos Fuentes

En la ceremonia, la periodista y viuda del autor de obras como "La muerte de Artemio Cruz" y "Aura", Silvia Lemus, junto con el presidente de la FIL de Guadalajara, Raúl Padilla López, entregaron la presea a los autores de origen brasileño y nicaragüense, respectivamente.
Notimex
30 noviembre 2014 19:41 Última actualización 30 noviembre 2014 19:52
Nélida Piñón y Sergio Ramírez fueron galardonados en la FIL de Gudalajara. (Tomada de Facebook FIL)

Nélida Piñón y Sergio Ramírez fueron galardonados en la FIL de Gudalajara. (Tomada de Facebook FIL)

GUADALAJARA.- La Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara entregó la Medalla Carlos Fuentes a los escritores Nélida Piñón (1937) y Sergio Ramírez (1942), al inaugurar las actividades del Salón Literario que lleva el nombre del autor de Terra nostra.

En la ceremonia, la periodista y viuda del autor de obras como La muerte de Artemio Cruz y Aura, Silvia Lemus, junto con el presidente de la FIL, Raúl Padilla López, entregaron la presea a los autores de origen brasileño y nicaragüense, respectivamente.

Tras reconocer que México es importante en su vida, Nélida Piñón se dijo heredera de dicha tradición y refirió que no puede imaginarse la literatura, “sin el sentimiento de la continuidad, que sufre rupturas. La tradición para mí es una meta y creo que sólo se puede ser contemporáneo, siendo arcaico, es decir, trayendo contigo toda esa continuidad desde Homero que es una pasión mía”, manifestó la autora.

Por su parte, Sergio Ramírez señaló que los mitos viven en las cabezas y ello se debe, “porque heredamos en los genes no sólo características físicas, sino la memoria del pasado y la memoria de los mitos. “Uno viene alarmado con esos mitos en la cabeza y cuando piensa en ellos, piensa en la ilusión de la invención”, dijo el también ganador de la segunda edición del Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en el Idioma Español.

Ramírez, quien ejerció como vicepresidente del país centroamericano entre 1986 y 1990, consideró que al hablar del mito y tradición, cada autor trae consigo su propio “reservorio de mito e historia que contar, uno está ligado a su propia historia, a la universal, pero la que mejor prende la imaginación, es la historia que lo rodea, ese muro invisible”.

En ese tenor, refirió que cada historia de un país, representa el relato personal de un escritor. De nueva cuenta, Piñón dijo que el gran creador de mitos, además de la antigüedad, es el mundo rural. “Ahora con la progresión del mundo urbano, los mitos se crean en 24 horas y desaparecen. Sin embargo, creo llegaremos a un tiempo en el que se creará un mito y evaporará. Vivimos pendientes de los mitos rurales”, señaló la autora.