AFTEROFFICE

Necesario reconocer el valor del arte popular en Iberoamérica

12 febrero 2014 4:50 Última actualización 01 abril 2013 18:50

[Cuartoscuro] La muestra que se exhibirá en España mostrará objetos de 22 países. 


Notimex
 
La comunidad iberoamericana debe reconocer el valor del arte popular, el trabajo de sus maestros creadores y permitir que sea una obra que perdure en beneficio de sus comunidades, afirmó hoy aquí la directora de Fomento Cultural Banamex, Cándida Fernández.
 
Con motivo de la inauguración en esta capital de la exposición "Grandes Maestros del Arte Popular Iberoamericano", consideró que se ha perdido mucho tiempo en dilucidar dónde inicia y termina el arte popular, y es tiempo de dignificarlo.
 
La exposición que mañana inaugura la reina Sofía en el Teatro Centro de Arte Fernán Gómez de Madrid presenta hasta junio próximo alrededor de 2,500 piezas en 1,270 conjuntos (de más de 450 maestros), de los 22 países iberoamericanos, en diversas técnicas y materiales.
 
Explicó que lo que se quiere es "revalorar y significar el quehacer de estos grandes maestros, reconocerlos como artistas populares y no como simples artesanos, para que las piezas cobren valor y sean dignificadas, mejor vendidas y perduren".
 
Comentó que de esa manera también se busca "impactar en el bienestar y la calidad de vida de sus comunidades y de los grandes maestros que se distinguen porque marcan la pauta en la técnica tradicional y materiales en esas comunidad donde crean".
 
Fernández reconoció que el debate para diferenciar arte y artesanía ha ocupado mucho tiempo, mientras que muchos especialistas de arte popular prefieren evitarlo y comparten una opinión diferente.
 
"Tan válido es concebir que se hace arte como buscar la belleza a través del objeto que se realiza, y si bien el arte conceptual concibe el arte no necesariamente con que se busca la belleza, para nosotros el que estos maestros busquen esa belleza, eso le da validez de arte", dijo.
 
"A eso le sumamos la complejidad técnica, porque hay un reconocimiento a la destreza y la capacidad técnica de estos maestros, cosa que no en todas las especialidades del arte contemporáneo es tan evidente", sostuvo.
 
Por eso, pidió que haya "una mayor apertura y comprensión para que ambos coexistan y sean valorados por todas las enormes virtudes que ambos tienen, tanto el arte contemporáneo figurativo, moderno, abstracto y conceptual, como el arte popular".
 
Subrayó que en la comunidad iberoamericana, incluyendo España y Portugal, "el arte popular está vivo", a pesar de los problemas de falta de valoración, aunque la situación no es igual en todos los países.
 
"Muchas obras pueden ser recuerdos de un país, pero otras sí pueden ser de coleccionismo, porque llevan elaboración de tiempo y su costo no es de un souvenir", precisó.
 
Destacó que la exposición reúne "todos los criterios: desde maestros de tiempo completo, los que son ceremoniales, algunos que trabajan con toda la familia y otros profesionalizados; hay piezas de carácter ornamental, ceremonial y utilitario; hay piezas de sencilla manufactura y elaboración y otras de gran complejidad".
 
"Todo esto muestra que está vivo, es rico y variado, y es una exposición que pretende ser una celebración del arte popular para su reconocimiento y valoración", expresó.
 
Abundó que aunque la exposición no se acompaña de una tienda, se quiere recordar al público español que puede tener arte popular en su vida cotidiana, desde ponchos o rebozos, una pieza de barro decorativa y una cazuela para la cocina.
 
Fernández recordó que la exposición es resultado de un trabajo de 5 años, investigación con especialistas y en las comunidades donde trabajan los maestros y después hacer un equilibrio entre las especialidades y las técnicas.
 
Aclaró que la muestra que mañana se inaugura en España es la mitad de otra "gemela", y que tras su exhibición en Madrid se presentará en Estados Unidos en 2014, en Los Ángeles, Washington, Nueva York y Chicago.
 
Además, la otra mitad estará este año en Bogotá, Sao Paulo, Santiago de Chile, probablemente en Lima, y aún falta por definir en qué espacios de algunos países centroamericanos.
 
Añadió que en 2015 se quiere llevar la exposición a los estados del país y como proyecto futuro está buscar una sede permanente en México.