AFTEROFFICE
DEPORTES

NBA, un frente unido contra Trump

La NBA inicia su nueva temporada con el efecto Trump frente al tablero; la liga aguarda la reacción de sus jugadores después del fenómeno NFL.
Redacción
16 octubre 2017 23:5 Última actualización 17 octubre 2017 5:0
NBA

(Especial)

LeBron James tardó 23 minutos para retuitear el pasado miércoles el video en el que el rapero Eminem califica de racista al presidente Donald Trump. Esa fue la última muestra de desagrado de la estrella de los Cavaliers de Cleveland esta temporada baja, a la que también se unió cuando defendió a Stephen Curry, quien fue atacado por el jefe de la Casa Blanca luego de que despreciara su invitación –junto con el resto de los integrantes de los Warriors de Golden State- a visitar la Casa Blanca.

James es el emblema de la resistencia de la NBA ante Donald Trump. Su actitud no es reciente. Se inició desde que el magnate de las bienes raíces ganó la candidatura presidencial por el partido republicano en el 2015. James apoyó abiertamente a Hillary Clinton, la candidata demócrata. “Necesitamos un presidente que construya puentes; no muros”, dijo El Rey.

La Liga poco a poco muestra su repudio al mandatario y su solidaridad con la estrella de los Cavs. El jueves pasado, el diario estadounidense Washington Post reportó que desde noviembre de aquel año, las 30 franquicias de la liga –salvo los Pelícanos de Nueva Orleans- dejaron de hospedarse en la cadena de hoteles que el empresario tiene alrededor del país.

A diferencia de la NFL o las Grandes Ligas, los entrenadores y dueños de la NBA no se callaron ante el carácter explosivo del mandatario, quien recientemente sugirió que despidieran a todos los deportistas que no se levantaran durante el himno. Gregg Popovich –entrenador de San Antonio- dijo que el presidente era una vergüenza por insultarlos. Mientras que Marc Cuban –propietario de los Mavericks de Dallas- lo comparó con un borracho que dice tonterías.

Adam Silver –comisionado de la Liga- no quiso hacer comentarios sobre las reacciones de Popovich y Cuban, pero divulgó un comunicado en redes sociales en el que se dijo decepcionado porque Trump les quitó la invitación a los Warriors de asistir a la Casa Blanca. “Sin embargo, estoy orgulloso de nuestros jugadores por asumir un papel activo en sus comunidades y que hablen sobre temas críticamente importantes”, dijo Silver.

El sentido crítico de James parece que quiere ser silenciado por Trump mediante Dan Gilbert, propietario de los Cavaliers. El pasado 30 de septiembre aceptó una invitación para visitar la Casa Blanca, justo una semana después de que LeBron defendió a Curry y al resto de los Warriors.

Hoy LeBron James y el resto de los Cavaliers enfrentarán a los Celtics de Boston en el inicio de la temporada 2017-18 de la NBA y en el que puede ser otro frente de resistencia con el que Trump tenga que batallar.