AFTEROFFICE
ciencia

Estos cohetes pueden 'mirar' a los huracanes directamente a los ojos

Con un costo de 157 millones de dólares, los ocho satélites, con un peso de 64 kilos cada uno, medirán la velocidad del viento sobre los océanos mejorando la capacidad de los científicos de entender y predecir los huracanes.
AFP
15 diciembre 2016 12:5 Última actualización 01 enero 2017 5:0
Satélites que buscarán medir la velocidad del ojo del huracán. (Tomada de la NASA)

Satélites que buscarán medir la velocidad del ojo del huracán. (Tomada de la NASA)

Tras dos postergaciones, la Nasa lanzó con éxito ocho microsatélites para predecir y medir mejor la potencia de las tormentas tropicales y los huracanes, según las imágenes en directo de la televisión de la agencia espacial estadounidense.

El cohete Pegasus de tres etapas, de 22.6 toneladas y 17 metros de largo, de la empresa Orbital ATK que transporta los satélites del programa CYGNSS (Cyclone Global Navigation Satellite System Mission) fue lanzado a 12 mil metros de altitud sobre el océano Atlántico.

Cinco segundos después de haberse separado del avión, el motor de la primera etapa del Pegasus se encendió.

El avión trijet L-1011 Stargazerun, un viejo aparato de transporte civil modificado, había despegado de la base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Cabo Cañaveral, en Florida.

Un poco menos de 15 minutos después, los microsatélites entraron en la órbita terrestre a 500 kilómetros de altitud por encima del ecuador, donde se forman la mayoría de las tormentas tropicales y los huracanes.

Con un costo de 157 millones de dólares, la misión CYGNSS medirá la velocidad del viento sobre los océanos mejorando la capacidad de los científicos de entender y predecir los huracanes.

Los satélites que pesan 64 kilos cada uno y son del tamaño de un cisne adulto con los paneles solares desplegados, obtendrán sus datos de señales de cuatro satélites desde la red de GPS.

Esta información es importante para ayudar a los meteorólogos a determinar si las tormentas tropicales ganan o pierden fuerza, lo que es difícil de estimar con los instrumentos de los satélites actualmente desplegados.

Estos últimos no pueden penetrar las fuertes lluvias y los aviones "cazadores de huracanes" pueden volar solo sobre algunas partes de las tormentas y no con la suficiente frecuencia como para seguir su evolución.

"Nuestra capacidad de anticipar la potencia de los huracanes cuando van a tocar la tierra se va a ver enormemente mejorada con los satélites CYGNSS", explicó antes del lanzamiento Christopher Ruf, de la Universidad de Michigan, responsable científico de esta misión.

Los ocho microsatélites están diseñados para estar operativos al menos cinco años.