AFTEROFFICE
DEPORTES

Naranjeros de Hermosillo,
la hazaña del beisbol

Más de 38 años tuvieron que pasar para que Los Naranjeros pudieran ganar la Serie del Caribe. El presupuesto del club ronda en los 40 mdp y las ganancias por patrocinios rebasan los 100 mdp.
Demian Duarte
10 febrero 2014 21:3 Última actualización 10 febrero 2014 21:4
Los Naranjeros de Hermosillo, durante la final ganada el pasado 30 de enero. (Cuartoscuro)

Los Naranjeros durante la final ganada el pasado 30 de enero (Cuartoscuro).

Hermosillo.-  El festejo fue en grande el domingo por la noche. Luego de 38 años sin lograrlo, Naranjeros de Hermosillo logró su segundo campeonato en la Serie del Caribe, lo que es considerado todo un hito en el beisbol de Liga Mexicana del Pacífico, pues México apenas llegó a su campeonato número 8 en 51 cotejos.

De hecho, para México éste fue el bicampeonato, luego de que el equipo Yaquis de Ciudad Obregón hiciera la hazaña el año pasado al coronarse campeón como local, al celebrarse la pasada Serie del Caribe en la capital de Sonora.

Se requirió la inversión de 480 millones de pesos para construir un estadio nuevo para impulsar al Club Naranjeros a su segundo campeonato en el clásico caribeño. 

Hasta ahora, el “Estadio Sonora” ha resultado mágico hasta la fecha, pues en él los capitalinos lograron su campeonato número 16 en la liga en que se enfrentan equipos de Sonora, Sinaloa y Baja California y que de acuerdo con expertos es el mayor nivel de béisbol en México.

Con esos 16 campeonatos, Naranjeros de Hermosillo, propiedad de la familia Mazón (su presidente es Enrique Mazón Rubio), es el equipo profesional más exitoso en el país, pues ningún otro club en otra disciplina de deporte profesional le iguala en cuanto a campeonatos. Y eso también le da alta rentabilidad en su manejo.

El presupuesto deportivo del club, de acuerdo con Arturo León Lerma, presidente ejecutivo del equipo, ronda los 40 millones de pesos, y aunque la alineación que jugó la Serie del Caribe tuvo sus modificaciones con refuerzos para lograr una novena más competitiva, en el fondo la estructura central corresponde al campeón de la Liga Mexicana del Pacífico.

La temporada 2013-2014 fue interesante, aderezada con el arribo de estadio para un equipo que el año anterior ni siquiera llegó a los play offs y debió ver como sus rivales regionales, Yaquis de Obregón, se coronaban campeones de la serie caribeña por segunda vez en apenas 3 años y en su propia casa.

Por eso, para esta temporada, la apuesta de la directiva del equipo decidió traer talento y prepararse para buscar el campeonato.

El respaldo del público ahí estuvo, con llenos en los cotejos locales y con la afición metida desde temporada regular y hasta los play offs, que además resultaron muy sufridos con semifinales frente a Águilas de Mexicali y una serie de campeonato frente a Mayos de Navojoa, que debió resolverse en la máxima instancia del partido 7.

Fue tan exitosa la temporada que se estima que el Club Naranjeros obtuvo cerca de 100 millones de pesos entre las entradas, patrocinios, derechos de televisión y claro ventas y concesiones dentro del Estado Sonora.

​Así que en términos de negocios, la inversión realizada por el gobierno estatal en el estadio valió la pena, pues el campeonato le da argumentos al Club Naranjeros para permanecer en su nueva casa, que a costo de 20 millones de de pesos por temporada, les dio el empuje para conseguir el campeonato.

Naranjeros sacó la casta, logró el campeonato de la LMP y después corrió rumbo a Isla Margarita, Venezuela, en busca de la corona, sorprendiendo en un sólido arranque sobre Cuba y República Dominicana, lo que le valió impulso para ir a semifinales y ya ahí para ir tras la final contra Puerto Rico, que ganó 7 carreras contra 1. En tanto, Chris Roberson fue nombrado el jugador más valioso de la serie por sus aportaciones a la ofensiva.

Así fue como en Hermosillo todos amanecieron este lunes con añoranzas de aquel campeonato de 1976, en Santo Domingo, República Dominicana, cuando los entonces jóvenes Naranjeros (el equipo fue fundado en 1970) obtuvieron el primer banderín.

Nunca nadie les dijo que pasarían 38 años para llegar al segundo.

Ahora México está tercero en las series del Caribe con 8 campeonatos, atrás de los 19 de República Dominicana y de los 14 de Puerto Rico, pero arriba de la orgullosa Cuba y de Venezuela que tienen 7 cada uno y lejos, muy lejos de Panamá, que no participa ya en las series y que se quedó con sólo 1 campeonato.