AFTEROFFICE
DEPORTES

Nadie sufre tanto por El Tri como los empresarios

El futbol, las televisoras y la publicidad son una misma cosa. Eso lo entiende bien el presidente de Univisión Deportes Juan Carlos Rodríguez, quien el año pasado sufrió con intensidad el partido de repechaje entre México y Nueva Zelanda.
AP
12 abril 2014 17:47 Última actualización 12 abril 2014 17:51
Juan Carlos Rodríguez, presidente de Univisión Deportes (www.univison.com)

Juan Carlos Rodríguez, presidente de Univisión Deportes (www.univison.com)

Probablemente nadie se aflija más por las derrotas de México que Juan Carlos Rodríguez. El presidente de Univisión Deportes y seguidor a muerte del Tri vivió una noche de infarto el 15 de octubre de 2013, cuando el equipo nacional estuvo a segundos de quedar marginado de la Copa del Mundo.

Primero que nada, estaba el amor por la camiseta. Por otro lado, para la empresa que dirige este oriundo de la Ciudad de México representaba un enorme impacto económico que no se clasificara al Mundial la selección más popular en el mercado de Estados Unidos, donde Univisión es dueña de los derechos de transmisión del torneo en español.

Mala receta para el corazón cuando el patriotismo deportivo se mezcla con los negocios.

"Va perdiendo México, lo primero es una llamada de mi hija (María), llorando y diciendo 'papá, ¿qué va a pasar, nos vamos a regresar a vivir a México?''', relató Rodríguez al rememorar la escena en su casa cuando México perdía ante Panamá en la última fecha de las eliminatorias de la CONCACAF.

"Hasta que le dije: 'yo no juego, yo no estoy jugando''', respondió Rodríguez tratando de calmar a su hija, quizás temerosa de que su papá estuviese en aprietos por el desastre de la selección.

El desenlace de la historia es conocido: México perdió 2-1 en San José, pero salvó el pellejo gracias al triunfo de Estados Unidos 3-2 en Panamá con dos goles en los descuentos, un resultado que envió al "Tri" a un repechaje contra Nueva Zelanda que superó sin apuros.

Los sobresaltos en la casa de Rodríguez se entienden mejor si se toma en cuenta que México, aún con sus altibajos sobre la cancha y decepcionante desempeño en las eliminatorias, es por mucho la selección más importante en la cartera de Univisión Deportes, según el ejecutivo.

Unas cifras a modo de ejemplo: la audiencia promedio de Univisión en Estados Unidos por partido en Sudáfrica 2010 fue de 2.4 millones de televidentes. Los partidos de México promediaron 6.1 millones de televidentes, y el encuentro de mayor audiencia para Univisión en ese Mundial fue México-Argentina por los octavos de final, con 8.7 millones de espectadores.

Como es la norma en la industria, Univisión prevende la publicidad para el Mundial con más de un año de anticipación, basándose en ciertos pronósticos de venta. La compañía apostaba a que la selección mexicana —con su enorme popularidad entre los millones de mexicanos que hay en Estados Unidos— estaría en Brasil y jugaría al menos cuatro partidos, los tres de la primera ronda y el de octavos de final.

"Si te equivocas para abajo (en los pronósticos de venta), le debes al anunciante", explicó Rodríguez.

¿Qué hubiese pasado si Estados Unidos no metía esos dos goles y México quedaba marginado del Mundial?

"Hubiésemos tenido una variación (en los pronósticos) muy importante", apuntó. "El peso específico de México en el Mundial es muy relevante para nuestro negocio".

Sin embargo, hoy Rodríguez y la industria de la televisión pueden exhalar. México está en su sexto Mundial consecutivo —no se ausenta desde Italia 1990— y, aunque todavía genera bastantes dudas en la cancha, ha lucido mejor desde que el técnico Miguel Herrera tomó las riendas en el repechaje.


EL RETO DE UNIVISIÓN


El hecho de que México ya haya clasificado al Mundial Brasil 2014 hace que Univisión pueda concentrarse en la planificación de la cobertura de su décima Copa del Mundo, un torneo que transmite ininterrumpidamente para el mercado hispano de Estados Unidos desde 1978. Mucho ha cambiado en la industria de las telecomunicaciones desde aquel torneo en Argentina.

"Históricamente se transmitían los partidos nada más y algún programa semanal de resumen", señaló Rodríguez, quien llegó a Univisión en 2012 tras lanzar en México el canal Televisa Deportes Network. "Ahora tendremos un canal 24 horas, una plataforma digital que será espectacular, en un mundo que es digital, una profundidad en la cobertura que nunca se dio".

Esa plataforma digital incluye una aplicación para móviles y tabletas en la que transmitirán los 64 partidos del Mundial, con acceso inmediato a estadísticas en vivo y repeticiones de las jugadas más importantes casi en tiempo real.

Rodríguez y Scott Levine, vicepresidente de productos digitales de Univisión, creen que la transmisión de partidos por internet y en aparatos móviles no compite con el mercado de la televisión, más bien lo complementa.

La teoría es la siguiente: cuando haya partidos en días y horas de oficina, sobre todo para la costa oeste de Estados Unidos donde se concentra buena parte de la población de inmigrantes latinos, la audiencia verá los encuentros en la computadora o algún móvil. El fin de semana es otra historia.

"De lunes a jueves se dispara (la audiencia en internet). Los viernes se enferma todo el mundo y sábado y domingo... por qué voy a verlo en un aparatito si puedo verlo en mi televisionsota", dijo Rodríguez.

Levine señaló que el partido de ida entre México y Nueva Zelanda por el repechaje, que se jugó un miércoles a las 2:30 p.m. en el estadio Azteca, fue un "momento transcendental" para la empresa y su iniciativa digital.

"Tuvimos más streaming en un día, para ese partido, de lo que habíamos tenido desde el último Mundial", indicó Levine. "Y la mayoría fue en móviles o tabletas".

Según las cifras de Univisión, el 77 por ciento de las personas que vieron por internet los dos encuentros de esa serie de repechaje lo hicieron a través de aparatos móviles.

Univisión no hubiese tenido los derechos para ese repechaje de no ser por otro momento complicado para el corazón tricolor de Rodríguez.

Fue después de la derrota de México 2-0 ante Estados Unidos en la antepenúltima fecha de las eliminatorias, un 2-0 que dejó al "Tri" en la cuerda floja y provocó la contratación apurada del timonel Víctor Manuel Vucetich, el tercer técnico del proceso mundialista y quien duraría sólo los dos siguientes encuentros.

"Nos juntamos en un 'war room' a las 2 de la mañana, a mandar gente a salir corriendo a comprar los derechos del partido de repechaje contra Nueva Zelanda", recordó Rodríguez. "Un colega nuestro salió, y la orden era muy fácil: no regreses hasta que no tengas los derechos".

Finalmente, Univisión consiguió los derechos, y México, a fin de cuentas, se clasificó al Mundial. Ahora Rodríguez y su familia pueden estar tranquilos.