AFTEROFFICE
DEPORTES

Nadal y Djokovic disputarán final de "Roland Garros"

El tenista español Rafael Nadal buscará su noveno título del Abierto de Francia. Sin embargo, el serbio Novak Djokovic viene fuerte y asegura: "trataré ser agresivo, porque es la única forma en que puedo ganarle".
Agencias
06 junio 2014 14:16 Última actualización 06 junio 2014 15:14
Rafael Nadal irá por su novena victoria en 'Roland Garros'. (Reuters)

Rafael Nadal irá por su novena victoria en 'Roland Garros'. (Reuters)

El tenista español Rafael Nadal va por su noveno Abierto de Francia, y el único hombre que puede impedirlo es el serbio Novak Djokovic.

Nadal ya es el máximo ganador del torneo con ocho títulos y tiene marca de por vida de 65-1 en Roland Garros.
Un triunfo más en la arcilla roja y se convertirá en el primero en ganar el torneo cinco veces para llegar a 14 títulos de Grand Slam, lo que lo empataría en el segundo lugar con Pete Sampras.

El primer preclasificado alcanzó la final al vencer al campeón de Wimbledon, Andy Murray, por 6-3, 6-2, 6-1 en la Cancha Phiippe Chatrier, el estadio que Nadal llama su lugar predilecto para jugar. Mientras tanto, Djokovic superó 6-3, 6-3, 3-6, 6-3 a Ernests Gulbis en la primera semifinal.

Nadal ha vencido a Djokovic en el Abierto de Francia en sus cinco enfrentamientos, comenzando con un triunfo en cuartos de final de 2006. También se encontraron en las semifinales de 2007, 2008 y 2013, además de la final de 2012.

"No es nada nuevo para él estar en la final. Tiene la motivación de ganar Roland Garros por primera vez, seguro", dijo Nadal sobre Djokovic, con quien se verá las caras este domingo. "Pero al mismo tiempo, tiene la presión de ganar por primera vez. Yo tengo la presión de que quiero ganar y la motivación de hacerlo por novena ocasión".

Sin embargo, Djokovic, segundo en la siembra, ha derrotado a Nadal en sus últimos cuatro enfrentamientos, incluyendo uno sobre arcilla en la final de Roma el mes pasado.

"Trataré ser agresivo, porque es la única forma en que puedo ganarle", admitió Djokovic. "Sé que es la cancha en la que es más dominante. Solo ha perdido una vez en su carrera. Aquí es donde mejor juega".

El ganador de la final de Roland Garros también ocupará el primer lugar del mundo a partir del lunes. Nadal actualmente está en la cima, pero necesita extender su dominio en el Abierto Francés a 35 triunfos en fila para mantenerse.

El viernes, sin duda, jugó como el número uno. Nadal tomó una ventaja de 3-0 en el primer set, luego consiguió quiebres tempraneros en el segundo y tercer parciales. El español tuvo seis puntos de rompimiento en todo el partido, y aprovechó cada uno de ellos. Murray, sin embargo, no pudo conseguir siquiera uno solo a su favor.

"Fue un día difícil para mí. Fue un mal, mal día", aceptó Murray, quien ahora se enfocará en defender su cetro de Wimbledon. "Necesito dejar esto atrás rápidamente, porque no estoy particularmente contento con la manera en que jugué hoy".

Además de sus ocho títulos en el Abierto de Francia, Nadal también ha ganado Wimbledon en dos ocasiones, dos veces el Abierto de Estados Unidos y una más en Australia. Sampras obtuvo 14 cetros de Grand Slam en su carrera, pero nunca en Roland Garros. El poseedor de la marca de campeonatos es Roger Federer con 17. Ganó el número 14 en París en 2009, en el único Abierto de Francia en el que Nadal ha perdido un partido.

En la otra semifinal, Djokovic fue capaz de controlar el ritmo del encuentro y permitir que Gulbis acumulara errores no forzados. El poderoso letonio, jugando en su primera semifinal de un Grand Slam, terminó cometiendo 44 errores.

Djokovic, seis veces ganador de un torneo de Grand Slam, necesita un título en Roland Garros para conseguir los cuatro grandes en su carrera.

El serbio fue el primero en meterse en problemas en la primera semifinal, pero logró rescatar dos puntos de quiebre y sostener su servicio para colocar 2-2 el primer parcial.

Minutos después, tomó ventaja definitiva. Djokovic necesitó de tres intentos para conseguir su primer rompimiento del juego, y finalmente lo consiguió cuando Gulbis falló una de muchas derechas por la línea de fondo.

"No estoy acostumbrado a jugar estos partidos tan importantes", admitió Gulbis. "Es normal que me sienta más nervioso y tenso".