AFTEROFFICE
culturas

Nacho Vegas muestra en sus letras las heridas de una España dolida

El epañol Nacho Vegas es de esos cantantes que resultan incómodos para las democracias fallidas. El cantante escribió su último disco "Revisitaciones" cuando la sociedad española se unió (mayo de 2011) y salió a las calles para gritar su indignación por el derrumbe de su economía. Se presentará en el Vive Latino.
Myrna I. Martínez
05 marzo 2015 20:40 Última actualización 06 marzo 2015 5:0
“Espero encontrarme con un México que tenga ilusión por el cambio; es lo único bueno que sale de la tragedia”, afirma el cantautor español. (Cortesía)

“Espero encontrarme con un México que tenga ilusión por el cambio; es lo único bueno que sale de la tragedia”, afirma el cantautor español. (Cortesía)

Nacho Vegas es de esos cantantes que resultan incómodos para las democracias fallidas. A través de sus letras ha mostrado las heridas de una España dolida, en la que las personas se arrojan desde el balcón mientras otras observan el horror. Así lo narra en la canción Runrún.

El cantante de indie folk escribió su último disco Revisitaciones cuando la sociedad española se unió (mayo de 2011) y salió a las calles para gritar su indignación por el derrumbe de su economía. El trauma y el enojo componen el ADN de su lírica. Para este habitante de la ciudad más triste (Gijón, España), la música debe de ser política y social.

La última vez que tocó en el DF fue en junio del año pasado, en el Teatro Metropólitan. Pero el México que vio ese día será muy distinto al que encontrará durante su segunda participación en el Vive Latino, que se realizará el 13, 14 y 15 de marzo en el Foro Sol.

___¿Con qué México espera encontrarse?
___Con uno que tenga ilusión por una especie de cambio. Es lo único bueno que se puede sacar después de lo que ha pasado a raíz del escándalo de los 43 normalistas. Ha habido un movimiento de indignación que se puede canalizar en un horizonte de salvación social. El Vive Latino puede ser un sitio donde se oiga ese grito y espero que así sea.

___Revisitaciones lo escribió después del 15-M, ¿hoy cómo lo valora?
___Los discos los escribo de una manera muy desordenada, pero al final colocas las piezas y te das cuenta que dices algo que está ocurriendo en tu vida. No solamente en la intimidad. También con algo que tiene que ver con la realidad que se vive allá fuera. Lo escribí en unos años convulsos, en los que hubo bastantes revueltas sociales que llevaron a la indignación desilusionante, eso está reflejado en las canciones. Ahorita estamos en un momento en el que puede asomarse un horizonte de cambio.

___¿Cambió tu música después de las indignaciones?
___Mi música no cambió, cambió mi forma de ver las cosas. En ese entonces habíamos pasado años quejándonos de lo mismo, pero en silencio. En la barra del bar, en militancias muy partidistas, en los pequeños círculos de activismo político. De repente la situación se volvió tan agresiva que la gente salió a las calles y se dio cuenta que esos problemas eran comunes. Nos cambió la manera de ver las cosas, tuvimos que dejar de mirarnos el ombligo y ver un poco a nuestro alrededor mas allá de las circunstancias particulares, y esa percepción fue la que cambió e influyó en mi música.

___Es un disco muy dolido, que contiene cierta queja...
___A pesar de que lo disfruté bastante recuerdo que después de grabarlo me quedó una sensación de haber pasado por un proceso doloroso y necesitaba un tiempo para recuperarme. Recuerdo que decía que ya no quería volver a grabar un disco en mi vida. Sí hay ese sentir de que tus ciudades, que tus barrios, que tu gente es maltratada. Muchas veces ese dolor se transforma en rabia y también en ilusión rabiosa, yo creo que la ilusión es la esperanza pero mezclada con el activismo.

___Aquí todavía no se han sumado muchos músicos a la crisis social, ¿cuál debe ser el papel de la música en tiempos difíciles?
___Tiene uno muy importante porque la música empodera a la gente. Cuando se viven momentos importantes y delicados como los que se viven en México, la música apela un poco a la lucha colectiva, que es la única manera de enfrentar esos momentos. Aquí lo del 15-M fue una revuelta de los movimientos sociales, la música se ha sumado a posteriori, espero que eso ocurra en México porque tienen una situación muy preocupante y terrible de un estado criminal que hace que la gente se empodere y grite ‘ya me cansé’, y eso tendría que traducirse en la escena musical. Tengo la ilusión de que en el Vive Latino se escuche algo así.

___Ya pasaron cuatro años del 15-M, ¿cuál es su versión de los hechos de aquellos días?
___Al mundo lo veo bastante jodido, de verdad. A nivel global tengo una conciencia anticapitalista, me parece que ver un escenario postcapitalista es algo que requerirá mucho tiempo, una lucha y un esfuerzo que tiene que coadyuvar a la pérdida de muchos privilegios de todos. En España estamos viendo un horizonte de cambio, algo que desde que tengo uso de conciencia no se veía porque nos metieron en una especie de falsa democracia que creímos modélica. Y antes, el franquismo nos había puesto en una especia de pantomima. Parece que están sucediendo hechos que pueden cambiar nuestra realidad.