AFTEROFFICE

Música de Webern, Beethoven y Strauss será interpretada por la OFCM

12 febrero 2014 4:53 Última actualización 19 abril 2013 19:12

[Cuartoscuro] Uno de los músicos brasileños más importantes dirigirá la orquesta de abril a mayo.  


Sofía Huerta

El programa del concierto de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM) de este fin de semana en la Sala Silvestre Revueltas del Centro Cultural Ollin Yoliztli estará conformado por piezas de Anton Webern, Ludwing van Beethoven y Richard Strauss.
 
En esta ocasión, el maestro Lanfranco Marcelletti Jr. será el director huésped de la agrupación que dirige José Areán. El maestro Lanfranco Marcelletti Jr. es uno de los más dinámicos y versátiles músicos brasileños de la actualidad y dirigirá la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México en el segundo programa del segmento abril-junio de su Temporada de Conciertos 2013.
 
Cinco piezas para orquesta
 
Anton Webern (1883-1945) estudió musicología en la Universidad de Viena. Aunque nacido en la nobleza, el compositor vienés tuvo que trabajar duro para ganarse la vida y en 1908 inició una exitosa carrera como director de orquesta, que habría de durar hasta 1934, año en el que debió retirarse por razones de orden político derivadas del ascenso del nazismo.
 
Desde ese momento y hasta su muerte, dio clases y trabajó para la casa editora Universal Edition de Viena. En 1908, cuando iniciaba su carrera en el podio, Webern compuso su primera obra importante, la Passacaglia Op. 1 para orquesta. Las Cinco piezas para orquesta Op. 10 fueron escuchadas por primera vez en la Tonhalle de Zürich, el 23 de junio de 1926, bajo la dirección del compositor.
 
Sinfonía No. 4
 
Muchos analistas han comentado el carácter ligero, casi etéreo, de la Cuarta sinfonía de Ludwig Van Beethoven (1770-1827), en abierto contraste con la poderosa tormenta musical desatada por el compositor en su tercera sinfonía, la famosa Heroica.
 
La Cuarta sinfonía le fue encargada a Beethoven por un noble melómano, el conde Franz von Oppersdorf, quien era tan aficionado a la música y daba tanta importancia a su orquesta, que se rehusaba a contratar para su casa a ningún sirviente que no supiera tocar un instrumento. Beethoven recibió 500 florines por la partitura. Se sabe que en marzo de 1807 se tocó la obra en un concierto privado que, según las fuentes de la época, le produjo a Beethoven una considerable suma de dinero.
 
Suite de la ópera El caballero de la rosa
 
Se considera que esta obra de Richard Strauss (1864-1949) es una de las óperas alemanas más populares, y una de las más arraigadas de todo el repertorio.
 
A pesar de que Strauss habría de componer aún otras diez óperas después de ésta, muchos críticos han afirmado que El caballero de la rosa fue uno de los últimos trabajos escénicos duraderos, coherentes y realmente importantes de Strauss. La obra se estrenó en Dresde en 1911, justamente el día de San Policarpo (26 de enero).