AFTEROFFICE

Museo Thyssen reivindica a Pissarro como el primer impresionista

12 febrero 2014 4:19 Última actualización 03 junio 2013 17:11

[Bloomberg] Se muestra cómo le interesaban los paisajes, los campos y los habitantes de esos lugares. 


Notimex

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid presentó hoy la exposición "Pissarro", en la que reivindica su papel como "el primer impresionista", influyente entre los protagonistas de este movimiento artístico y en los neoimpresionistas.

El director artístico del museo, Guillermo Solana, y la baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza explicaron que la muestra de 79 obras, prestadas por diferentes museos y colecciones privadas, es la primera exposición monográfica que se presenta en España y estará hasta el próximo 15 de septiembre.

Camile Pissarro (1830, Santo Tomás, Islas Vírgenes-1903, París) fue definido por Cézanne como "el primer impresionista", redactó en 1873 los estatutos de la cooperativa de artistas impresionistas y fue el único que participó en las ocho exposiciones colectivas entre 1874 y 1886.

"Estaba pendiente por parte de este museo, recordarle al público que hay algo más que Monet en el impresionismo", manifestó Solana al presentar al artista.

Destacó que se caracterizó por querer mantener cohesionado al grupo, evitar las rupturas, debido a su carácter flexible, generoso y a la amistad que le unía a sus demás compañeros.

Asimismo, precisó que fue el único de los impresionistas que mostró "una genuina voluntad de enseñar, ya que los demás compañeros eran más individualistas y no se preocuparon por tener discípulos, y Pissarro tuvo a Cézanne, Gauguin y muchos más.

Aclaró que el trabajo de Pissarro sufrió "cierto eclipse por el de Monet que era más colorista, más variado y comercial en el sentido de que su lenguaje llegaba al público de forma más directa".

Comentó que fueron algunos de sus compañeros y discípulos cuando a partir de 1890 le comienzan a reconocer como un "innovador y patriarca", algo en lo que influía su carácter paternalista.

Sobre los cuadros que se presentan en esta exposición, indicó que se muestra cómo le interesaban los paisajes, los campos y los habitantes de esos lugares, incluso cuando pintó en la costa "hizo un impresionismo de tierra adentro, no volcado al mar".

Entre los donantes figura la Colección Pérez-Simón, de México, con los cuadros: "La forrajerra", de 1884; "Vista de Bazincourt", de 1884; "Paisaje de Varengeville", de 1889; y "Pont Boieldieu, efecto de niebla", de 1898.