AFTEROFFICE

Museo del Prado presenta bodegones de Juan Fernández

12 febrero 2014 5:9 Última actualización 12 marzo 2013 17:37

[Cortesía Museo de El Prado] Fue uno de los artistas más enigmáticos del barroco español, creador de raras visiones de la naturaleza. 


 
Sofía Huerta
 
El Museo del Prado de Madrid presenta la muestra "Juan Fernández 'El Labrador'. Naturalezas muertas", primera muestra monográfica dedicada a uno de los pintores de bodegones más exquisitos de la Europa del siglo XVII.
 
"Sus trabajos con las uvas, el tema favorito del artista tienen un lenguaje naturalista de principios de siglo brillante que significó presentar las cosas de forma convincente de cara al ojo humano", sostuvo el director adjunto Gabriele Finaldi, quien también dijo que esta muestra tiene una "sensibilidad enorme" en un momento "denso y rico" del bodegón.
 
Juan Fernández, un artista casi desconocido, ya que apenas se tienen noticias de su vida y procedencia, pero que disfrutó de notoriedad entre los entendidos de su tiempo por sus personales representaciones de flores y frutas.
 
De origen extremeño, suroeste de España y de principio campesino, de ahí su apodo "El Labrador", Juan Fernández se formó en Madrid en el entorno de un noble romano de la época y pintor aficionado llamado Giovanni Crescenzi.
 
Tras disfrutar de la protección de éste, Fernández contó entre sus clientes con personalidades como Carlos I, rey del Reino Unido, quien recibió algunos de sus cuadros, Ana de Austria, reina de Francia y otros prestigiados coleccionistas.
 
Esto le proporcionó reconocimiento en algunas cortes europeas en una época en la que se desconocía el trabajo de los artistas españoles.
 
El éxito de "El Labrador" se basó en una gran precisión al pintar elementos humildes envueltos en una atmósfera de acusado claroscuro.
 
El comisario de la muestra, Ángel Aterrido, especialista en pintura española del Siglo de Oro, aseveró que "El Labrador" eliminó las "referencias espaciales y el aire enigmático" pero que "gracias a su juego visual los nobles españoles e ingleses le apreciaron".
 
"Fue uno de los artistas más enigmáticos del barroco español, creador de raras visiones de la naturaleza, aunque considerado peculiar entre sus compañeros de profesión", abundó.
 
Aterrido destacó asimismo que Juan Fernández mantuvo siempre el "misterio y la visión" de "lo naturalista" como "punto de sofisticación" y que fue un artista "atractivo, inigualable y único" en Europa.
 
La naturaleza muerta consiste en obras de arte que representan objetos extraídos de la vida cotidiana, que pueden ser naturales (animales, frutas, flores, comida, plantas) o hechos por el hombre (utensilios de cocina, de mesa o de casa, antigüedades, libros, joyas, monedas) en un espacio determinado.
 
Esta exhibición se trata de la primera ocasión en la que se reúne casi la totalidad de la escasa producción del autor y será una oportunidad para disfrutar de obras que nunca o en muy raras ocasiones se habían expuesto en España.
 
Se podrá presenciar en la pinacoteca de la capital española del 12 de marzo al 16 de junio.