AFTEROFFICE
culturas

Museo del Prado devuelve el brillo a 'La era', de Goya

La presentación de esta obra forma parte de la apertura de las salas del segundo piso del recinto dedicadas a los cartones de Francisco de Goya y a la pintura del siglo XVIII, con lo que el visitante puede apreciar mejor cómo se integra la obra de este pintor español junto a sus contemporáneos.
Agencias
16 julio 2015 13:4 Última actualización 16 julio 2015 13:15
La restauración permite observar varios recursos técnicos utilizados por Goya, como el uso de variados pinceles. (Tomada de www.museodelprado.es)

La restauración permite observar varios recursos técnicos utilizados por Goya, como el uso de variados pinceles. (Tomada de www.museodelprado.es)

MADRID.- El Museo del Prado presentó hoy la restauración de la obra La era, de Francisco de Goya, considerada una de las composiciones más complejas de la serie de cartones para tapices que pintó entre 1775 y 1792.

La presentación de esta obra formó parte de la apertura de las salas del segundo piso del recinto dedicadas a los cartones de Goya (1746-1828) y a la pintura del siglo XVIII, con lo que el visitante puede apreciar mejor cómo se integra la obra de este pintor español junto a sus contemporáneos.

La era, realizada entre 1786 y 1787, es una de las piezas con temática costumbrista que se pintó para el comedor de los príncipes de Asturias en el Palacio del Pardo, y de gran dimensión al ser de 2.76 metros de ancho por 6.41 metros de largo.

La restauradora del Museo del Prado, Almudena Sánchez, explicó que fue necesario retocar esta obra debido a las “tonalidades oscuras en que estaba, y el objeto de la restauración fue la eliminación de barnices oxidados que ocultaban los recursos técnicos empleados por Goya en esta obra”.

Recordó que la primera vez que se restauró La era fue en 1870, y desde entonces sólo tuvo intervenciones puntuales, pero no a la obra completa como se hizo en esta ocasión.

La restauración permite observar varios recursos técnicos utilizados por Goya, como el uso de variados pinceles según las figuras que pintaba como las espigas del trigo, los puntos en que aplica pintura espesa y la forma en que denotaba distancia entre cuerpos y objetos.

La jefa de Conservación del Siglo XVIII y especialista en Goya, Manuela Mena, recalcó que el interés de la nueva ordenación de las piezas en estas salas permite comprender mejor la pintura de ese siglo.

En un recorrido por las diferentes salas del museo, comentó cómo la obra de Goya se presenta con otros pintores como Francisco Bayeu, Mariano Salvador Maella, Antonio Carnicero, José de Castillo y Luis Paret, algunos también con cartones para tapices.

El director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, y la representante de la Fundación Iberdrola, Carmen Recio, destacaron que estas salas cuentan con iluminación led, que sustituye las lámparas alógenas, y que permiten una mejor apreciación de los detalles de las pinturas.