AFTEROFFICE
culturas

Muros que hablan a través del arte

Artistas y habitantes de Santa Úrsula Coapa narran la historia del barrio a través de murales e intervenciones que vinculan a los vecinos con su entorno. Es una ruta de murales, collages e intervenciones titulada "Crónicas de la amada Coapa".
Rosario Reyes
07 abril 2016 21:23 Última actualización 08 abril 2016 5:0
En la calle de Abasolo lucen 14 obras sobre las paredes de casas y comercios. (Edgar López)

En la calle de Abasolo lucen 14 obras sobre las paredes de casas y comercios. (Edgar López)

En contraste con la forma casi clandestina con la que trabaja desde hace seis años, Casa Galería -un sitio sin señalización, de difícil acceso- ha trazado, con la ayuda de siete artistas y de lugareños, una ruta de murales, collages e intervenciones que cuentan la historia del antiguo barrio en que está enclavada: Santa Úrsula Coapa.

A lo largo de la calle de Abasolo lucen 14 obras sobre las paredes de casas y comercios, como la instalación de rehiletes de Jeantz Yoshimatt, o las autopartes intervenidas por el director de la galería, el artista vasco Gorka Larrañaga, dedicadas a Don Pancho, que tiene más de 50 años con su tienda de abarrotes.

Este recorrido artístico forma parte del proyecto Crónicas de la amada Coapa, que comenzó en 2010 con la creación de murales como el que se despliega frente a la galería, y en el que Larrañaga plasmó una serie de cocodrilos en alusión a la fauna que habitó esta zona rodeada de agua, antes de la urbanización.

“Lo más importante del proyecto es que la gente lo haga suyo”, afirma el artista.

1


Edgar López

CRÓNICAS QUE INSPIRAN 
El proyecto artístico tuvo su origen -cuenta Larrañaga- en la narración que hicieron algunos vecinos al periodista vasco Igor Susaeta, como parte de una investigación de campo que realizó para escribir un libro, que se editará próximamente bajo el sello del colectivo artístico WorstSeller, junto con fotografías del proceso de las piezas.

Crónicas de la amada Coapa
Casa Galería. Abasolo 37, Santa Úrsula Coapa
Sábado 9, 18:00 horas
Acceso libre


Así se enteró el cronista de aquellos ojos de agua, hoy desparecidos, que refrescaban el lugar; de cómo llegaron obreros de Puebla, Tlaxcala y otros estados a trabajar y acá se quedaron; y de personajes como La chiva, una señora a la que le robaron a sus hijos y enloqueció, por lo que terminó viviendo en la calle y lanzando improperios a los transeúntes.

En estas historias están inspiradas las obras artísticas, a cuya creación se sumaron algunos de los vecinos, que colocaron los rehiletes, realizaron trazos en un muro o pegaron alguna fotografía sobre el collage que está en la pared lateral de un taller mecánico.

A la mitad de la sinuosa y estrecha calle que hace esquina con Tlalmanco, a la que se entra por Calzada de Tlalpan, hay un mapa mural del barrio en el que aparecen personajes emblemáticos, como los chinelos danzantes y los mayordomos de las fiestas patronales, los vendedores de helados, tamales e incluso mascotas.

El artista Daniel Benítez, de WorstSeller, participó en esta pintura de realización colectiva, que surgió por el interés de los vecinos de facilitar a los visitantes una orientación al ingresar a las retorcidas callejuelas del pueblo.

“Santa Úrsula Coapa está junto a otras colonias de trazo más organizado. Es un barrio que surgió conforme la gente lo fue haciendo”, dice el artista, quien además comparte créditos en esta muestra con Brenda Larusso, Luisa Estrada, Carlos Ramírez, WorstSeller Ediciones y Yets.

En otro mural, Luisa Estrada pintó a escala real una recreación de la forma en que, en otro tiempo, los habitantes de Santa Úrsula tenían que acarrear agua con la ayuda de caballos, mientras que Yets, un joven artista que se dedica al grafiti y además es un biólogo que hace ilustración científica, plasmó algunas de las especies de la flora de la zona.

El corredor artístico será inaugurado mañana a las 18:00 horas. De forma paralela, en Casa Galería se abrirá una exposición fotográfica sobre el proceso creativo, y el libro de Susaeta se presentará en el mismo sitio, el 30 de abril.

La premisa curatorial, explica Larrañaga, plantea la creación de murales no tradicionales, con una connotación de intervención de arte urbano, es decir, que salgan del marco, de la pared coloreada, para atraer la mirada del espectador.

El artista asegura que este proyecto busca dar identidad a los habitantes del barrio. “Es lo que te hace consciente de ti mismo, te da un respaldo y autoestima”.

1


Edgar López