AFTEROFFICE
culturas

Muere la escritora británica P.D. James

La considerada "dama de la ficción policiaca" falleció hoy a los 94 años de edad en su hogar en Oxford, Inglaterra, informó la editorial Faber&Faber.
Notimex
27 noviembre 2014 14:30 Última actualización 27 noviembre 2014 14:35
Con "Sangre inocente" (1980), la autora asentó su fama como novelista. (Tomada de internet)

Con "Sangre inocente" (1980), la autora asentó su fama como novelista. (Tomada de internet)

La escritora británica P.D. James, considerada la gran dama de la ficción policiaca, falleció hoy a los 94 años de edad en su hogar en Oxford, Inglaterra, informó la editorial Faber&Faber. Entre sus novelas destacan Adam Dalgliesh: Un impulso criminal (1963), Muertes poco naturales (1967) y Mortaja para un ruiseñor (1971), falleció en paz y en compañía de su familia, de acuerdo con información difundida por medios de comunicación.

La editorial de la escritora, Faber&Faber, en su portal de Internet “faber.co.uk”, informó y lamentó el deceso de James, de quien han publicado libros desde 1962. Phyllis Dorothy James, mejor conocida como P.D. James, nació un 3 de agosto de 1920, en Oxford, Inglaterra. Creció en la ciudad universitaria de Cambridge, no obstante a los 16 años tuvo que interrumpir sus estudios a causa de problemas económicos, por lo que se convirtió en autodidacta.

En 1941 se casó con un estudiante de medicina que regresó de la guerra mentalmente desquiciado y pasó gran parte de su vida en hospitales psiquiátricos. Para sacar adelante a su familia, James trabajó en la administración de un hospital. Tras la muerte de su esposo, en 1964, trabajó como funcionaria en el Departamento de Política Policial y Criminal como experta en delincuencia juvenil, puesto que ocupó por tres décadas.

Esa experiencia le sirvió para su actividad de escritora, iniciada ya en la madurez con novelas policíacas en las que destaca su dominio del detalle y la perfecta caracterización de los personajes. Su primera obra, Cubridle el rostro, fue publicada en 1962 y marcó el inicio de una serie de novelas policías de gran éxito.

Con Sangre inocente (1980), la autora asentó su fama como novelista, mientras que la novela futurista Los hijos de los hombres (1992) confirmó su talento narrativo más allá del género detectivesco. A lo largo de su trayectoria, P.D. James recibió diversos reconocimientos, entre los que destaca su ingresó en la Cámara de los Lores con el título de baronesa de Holland Park.