AFTEROFFICE
deportes

Muere joven agredido por exjugadores del Necaxa

Luis Rodolfo Mariscal López, quien fuera agredido el pasado 16 de agosto por dos exfutbolistas del equipo Necaxa de la liga de ascenso, falleció el día de hoy, confirmó Rodolfo González Farías, director del Hospital Hidalgo en Aguascalientes.
María Luisa González / Corresponsal
03 noviembre 2015 17:49 Última actualización 03 noviembre 2015 18:11
Los exjugadores del Necaxa ahora serán acusados de homicidio. (Archivo)

Los exjugadores del Necaxa ahora serán acusados de homicidio. (Archivo)

AGUASCALIENTES, Ags.- Muere el estudiante Luis Rodolfo Mariscal López, como consecuencia de complicaciones derivadas de las lesiones que le causaron el pasado 16 de agosto los dos exjugadores del equipo de futbol Necaxa de la liga de ascenso

El joven de 22 años, estudiante del Instituto Tecnológico de El Llano, ya había abandonado el nosocomio en un par de ocasiones pero ingresó el día de ayer a la sala de Urgencias del Hospital Hidalgo al sufrir insuficiencia respiratoria. Fue atendido de inmediato, pero al filo de las 14 horas falleció hoy por una embolia trombopulmonar, confirmó el director del hospital, Rodolfo González Farías.

Desde que fue dado de alta, Mariscal López acudió dos veces al mismo hospital por secuelas de la fractura de cráneo que sufrió inicialmente durante la riña que protagonizó con el uruguayo Luis Gorocito y el defensa mexicano Alejandro Molina el domingo 16 de agosto, al salir de un bar ubicado en el centro comercial Plaza los Arcos.

El motivo, de acuerdo con declaraciones de personas que atestiguaron la agresión, fue que presuntamente ambos jugadores lanzaron “piropos ofensivos” a una prima del estudiante al salir del lugar.

Por la lesión recibida en la cabeza el joven estudiante entró en coma y sufrió otras complicaciones. En total fue sometido a nueve cirugías.
Acusados de lesiones dolosas, Gorocito y Molina ingresaron al Cereso para varones dos días después.

La muerte de Mariscal López complica ahora su situación legal. Podrían ser juzgados por homicidio y recibir, por ello, una pena de hasta 22 años de prisión.