AFTEROFFICE
culturas

Muere en Nueva York el reconocido poeta Mark Strand

El poeta Mark Strand, galardonado en Estados Unidos y ganador del premio Pulitzer, murió a los 80 años, informó este domingo la Asociación de Poetas Americanos.
AP
30 noviembre 2014 19:13 Última actualización 30 noviembre 2014 19:19
Aquí con el también poeta mexicano Octavio Paz, fallecido en 1998. (AP/Archivo)

Aquí con el también poeta mexicano Octavio Paz, fallecido en 1998. (AP/Archivo)

NUEVA YORK.- El laureado poeta estadounidense Mark Strand, ganador del premio Pulitzer y elogiado por sus versos densos y elegiacos, ha fallecido. Tenía 80 años. Strand, cuya obra fue traducida a más de 30 idiomas, falleció el sábado pasado en la mañana en la residencia de su hija en Nueva York.

Padecía liposarcoma que se le había propagado a todo el cuerpo y murió pocas semanas después de que recibiera cuidados paliativos, dijo su hija, Jessica Strand. "(Strand) era un hombre chistoso, elegante, generoso y brillante", dijo su hija. "Fue un hombre que vivía para trabajar y para estar con sus amigos y la gente a la que amaba", agregó.

El poeta, de aspecto delgado, pelo blanco y anteojos redondos, siempre fue una personalidad sobresaliente, incluso en el ocaso de su vida. Recibió numerosos galardones, como el Pulitzer de Poesía en 1999 por Blizzard of One, la medalla de oro de la Academia Americana de Artes y Letras y este otoño fue propuesto al Premio Libro Nacional por Collected Poems.

Mark Strand es autor de más de una decena de libros de poesía y tiene varias obras en prosa. Le caracterizó la ausencia, la pérdida y el paso del tiempo desde el principio de su carrera, a veces mirando más allá de los contenidos de la página y preguntándose si habría algo más. Algunas de sus líneas más famosas aparecieron en Keeping Things Whole, un poema del texto Sleeping With One Eye Open, con el que se estrenó en 1964.

Strand también escribió libros infantiles y críticas de arte, contribuyó a la edición de varias antologías de poesía y tradujo al poeta español Rafael Alberti. Era un escéptico absoluto, incluso hacia la poesía. Tenía pausas ocasionales en las que dejaba de escribir versos; una ocasión riñó con su editor, Alfred A. Knopf, porque éste consideró prosa, no poesía, la colección de poemas de Strand Almost Invisible de 2012.