AFTEROFFICE
DEPORTES

Muere El hijo del Perro Aguayo en Tijuana

Tras un golpe recibido en las cervicales la noche del viernes, el luchador mexicano falleció a los 35 años en Tijuana, Baja California. 
Notimex
21 marzo 2015 12:51 Última actualización 21 marzo 2015 13:14
El Hijo del Perro Aguayo en una de sus entradas al ring. (Tomada de Twitter)

El Hijo del Perro Aguayo en una de sus entradas al ring. (Tomada de Twitter)

Luego de un duro golpe durante una función de lucha libre en Tijuana, Baja California, el Hijo del Perro Aguayo murió la madrugada de este sábado.

El Auditorio Municipal de Tijuana fue el escenario donde luchó por última vez el líder de los “Perros del mal”, quien tenía una contienda de rutina que al final le costó la vida por un traumatismo cervical causado por una patada.

Tras ser sacado del ring por el amo del “619”, el hijo del “Can de Nochistlán” regresó al escenario y recibió unas patadas que causaron el daño; se quedó recargado en la segunda cuerda, su compañero trató de animarlo, se fue a la primera y quedó inconsciente.

Pedro Aguayo Ramírez, su nombre verdadero, trató de ser reanimado por Konan, quien nada logró; luego rodearon al gladiador algunas personas para brindarle primeros auxilios y trasladarlo a un hospital cercano, donde falleció en la madrugada.

El luchador Blue Demon Jr. expresó sus condolencias a la familia de El Hijo del Perro Aguayo.

"Es lamentable lo ocurrido, creo que no sólo el mundo de la lucha libre está de luto, sino también el deportivo y el artístico, pues en este último Pedro realizó unas participaciones en telenovelas", comentó el deportista con profunda tristeza.

"Yo tuve una estrecha relación con él, éramos amigos. Con los cambios de empresa nos habíamos distanciado un poco, pero ahora que ya estábamos nuevamente en la Triple AAA (empresa de lucha libre profesional) habíamos retomado la amistad", dijo el luchador.

Así, el mundo de la lucha libre está de luto. La empresa Triple A, para la cual trabajaba, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje a la memoria del luchador. Lo mismo hizo el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), donde laboró muchos años: