AFTEROFFICE
culturas

Muere el cineasta italiano Ettore Scola

El gran realizador italiano Ettore Scola falleció este martes en el hospital Policlínico de Roma, a la edad de 84 años, informaron medios locales. El primer ministro, Matteo Renzi, declaró que su muerte "deja un enorme vacío en la cultura italiana".
Agencias
19 enero 2016 18:40 Última actualización 19 enero 2016 18:56
Fue uno de los máximos representantes de la llamada "commedia all'italiana". (AP)

Fue uno de los máximos representantes de la llamada "commedia all'italiana". (AP)

El cineasta italiano Ettore Scola, director de clásicos como Feos, sucios y malos, El baile y Un día muy particular, falleció este martes en el hospital Policlínico de Roma, a la edad de 84 años, informaron medios locales. El primer ministro, Matteo Renzi, declaró que su muerte "deja un enorme vacío en la cultura italiana".

Por su parte, el ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini, describió a Scola en Twitter como "un gran maestro, un hombre extraordinario, joven hasta el último día de su vida".

Ettore Scola nació el 10 de mayo de 1931 en Trevico, provincia de Avellino, Italia. Con sólo 15 años comenzó a dibujar caricaturas que le llevaron a trabajar el periodismo humorístico en el diario Marc'Aurelio, mientras estudiaba Derecho en la Universidad de Roma y también en la radio.

1
ETTORE SCOLA Y SOPHIA LOREN


ETTORE SCOLA Y SOPHIA LOREN

Desde los años 50 comenzó a escribir guiones de comedias italianas, y llegó a convertirse en uno de los guionistas más famosos, siendo representante de la llamada commedia all'italiana. En 1964 realiza su primera película, Se permettete parliamo di donne, comenzando así una prolífica carrera dentro del séptimo arte por más de cinco décadas.

Su obra se enmarca en una crítica social no exenta de humor negro, como sucede con Sucios, feos y malos, premiada en Cannes, en 1976, en la categoría de mejor director, y en Mario, María y Mario trató la crisis de los militantes cuando el Partido Comunista Italiano se dividió y cambió de nombre después de la caída del Muro de Berlín en 1989.

Dirigió a estrellas del celuloide como Marcello Mastroianni, Sophia Loren, Vittorio Gassman, Ugo Tognazzi y Gerard Depardieu, entre otros. Una de sus últimas películas fue Qué extraño llamarse Federico, un documental homenaje a Federico Fellini que realizó en 2013 para conmemorar el vigésimo aniversario de la muerte del director de grandes obras como Y la nave va y Ocho y medio.