AFTEROFFICE
culturas

Muere el arquitecto mexicano Carlos Flores Marini

Autoridades culturales expresaron su pesar por el deceso de quien fuera fundador, junto con Eusebio Dávalos, del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), capítulo México, por ser un extraordinario promotor de la conservación de los monumentos históricos en todo Iberoamérica.
Notimex
12 enero 2015 15:1 Última actualización 12 enero 2015 15:4
Su trayectoria fue distinguida con diversos galardones, entre los que destacan el Premio Nacional de Arquitectura en 1996. (Cortesía INAH)

Su trayectoria fue distinguida con diversos galardones, entre los que destacan el Premio Nacional de Arquitectura en 1996. (Cortesía INAH)

CIUDAD DE MÉXICO.- El arquitecto Carlos Flores Marini, destacado por sus trabajos de conservación y restauración del patrimonio monumental, tanto de México como de América Latina, falleció hoy, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Estudió en la UNAM, e hizo una especialización en restauración por la Universidad de Roma, en Italia.

Autoridades culturales de este país expresaron su pesar por el deceso de quien fuera fundador, junto con Eusebio Dávalos, del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), capítulo México, por ser un extraordinario promotor de la conservación de los monumentos históricos en todo Iberoamérica.

El primero en reaccionar a la noticia de la muerte del destacado arquitecto fue el titular del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, quien en su cuenta de la red social Twitter, escribió: “Lamento el deceso del arquitecto Carlos Flores Marini, defensor del patrimonio monumental de México y América Latina. Mi pésame a sus deudos”.

A este pesar se sumó el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el cual lo recordó como “incansable luchador por la preservación del patrimonio”. Su directora, María Cristina García Cepeda, evocó a Flores Marini como “amigo y entrañable colaborador en el trabajo del INBA para la protección del patrimonio”.

A lo largo de su sólida trayectoria, participó en más de 150 proyectos de conservación, remodelación y revitalización de monumentos históricos, entre ellos la restauración del Alcázar de Colón en Santo Domingo, en República Dominicana, y los proyectos de revitalización de los centros históricos de Salvador de Bahía, Brasil; Cartagena de Indias, Colombia; Panamá Viejo, El Casco Antiguo y Portobelo, Panamá.

Su trayectoria fue distinguida con diversos galardones, entre los que destacan el Premio Nacional de Arquitectura en 1996 y la Medalla Federico Sescosse 2014. La gran pasión del destacado arquitecto mexicano fue ICOMOS, de cuyo comité nacional fue fundador y presidente (1991-1997), labor que le fue reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 2011, al ser nombrado miembro de honor del ICOMOS Internacional, convirtiéndose en el tercer mexicano en recibir dicha distinción.

Como docente, Flores Marini desarrolló una fructífera trayectoria al ser profesor titular de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, donde fundó la carrera de Restauración de Monumentos. También formó diversas generaciones en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) del INAH, donde impartió la Cátedra Carlos Flores Marini.