AFTEROFFICE
culturas

Muere aclamada novelista egipcia Radwa Ashur

La escritora falleció ayer y su funeral fue este lunes. Ashur escribió una crónica sobre su batalla con el cáncer en su novela "Heavier than Radwa", cuya trama transcurre en los días turbulentos de la revolución egipcia.
AP
01 diciembre 2014 17:22 Última actualización 01 diciembre 2014 17:47
Fue miembro fundadora del movimiento 9 de Marzo que llamaba a la independencia de las universidades de Egipto. (Internet)

Fue miembro fundadora del movimiento 9 de Marzo que llamaba a la independencia de las universidades de Egipto. (Internet)

El CAIRO.- La aclamada novelista y educadora egipcia Radwa Ashur, quien usó su estilo narrativo profundamente personal para abogar por asuntos de derechos humanos, murió tras una larga lucha con un cáncer. Tenía 68 años.

Ashur escribió una crónica sobre su batalla con el cáncer en su novela Heavier than Radwa, cuya trama transcurre en los días turbulentos de la revolución egipcia. La escritora falleció ayer y su funeral fue este lunes.

Nacida en El Cairo en 1946, Ashur ganó galardones que incluyeron el Premio de Literatura Constantine Cavafy en el 2007 y el Premio Owais en el 2011. Escribió más de 15 libros, de los cuales los más conocidos son la trilogía Granada, sobre el ascenso y la caída de la civilización árabe en España.

"A veces me refiero a ella como una 'mujer de acero' porque parecía tan infatigable... y es duro para nosotros los que la conocimos creer que algo podría ganarle", dijo Barbara Romaine, una profesora en la Universidad Villanova que tradujo tres de sus libros, al tiempo que agregó que Ashur desempeñó un papel importante para "el ascenso de la presencia de la mujer en el mundo literario".

Fue políticamente activa toda su vida, notablemente como miembro fundadora del movimiento 9 de Marzo que llamaba a la independencia de las universidades de Egipto. "Estuvo involucrada hasta el último momento. Mientras pudiera caminar, salía a las protestas", dijo la prominente novelista Ahdaf Soueif, una amiga cercana.

Ashur veía su propia obra literaria como un modo para "desafiar el discurso dominante" y "conjurar las áreas ignoradas, marginalizadas y silenciadas del pasado y del presente". "Yo escribo, el espacio se vuelve mío, y ya no soy un objeto sino un sujeto actuando en la historia", dijo en un artículo periodístico. Le sobreviven su esposo, el poeta palestino Mourid Barghouti, y su hijo, el poeta Tamim Barghouti.