AFTEROFFICE
culturas

Monsiváis y el movimiento gay, en polémico libro

El periodista Braulio Peralta, autor de "El clóset de cristal", ataja que no es una biografía de Carlos Monsiváis, ni tampoco una intromisión en su vida privada. Para él, la figura del fallecido escritor es indispensable al abordar la historia de la revolución gay en México.
Rosario Reyes
26 septiembre 2016 20:47 Última actualización 27 septiembre 2016 5:0
Braulio Peralta piensa que Carlos Monsiváis es fundamental para abordar la revolución gay en México. (Cuartoscuro/Archivo)

Braulio Peralta piensa que Carlos Monsiváis es fundamental para abordar la revolución gay en México. (Cuartoscuro/Archivo)

Esta no es una biografía de Carlos Monsiváis ni tampoco una intromisión en su vida privada, ataja el periodista Braulio Peralta. Para él, la figura del fallecido escritor es indispensable al abordar la historia de la revolución gay en México.

“El germen del movimiento homosexual empezó en los 60, una época oscura como el príismo de esos años, con Gustavo Díaz Ordaz de presidente y un movimiento estudiantil masacrado en 1968”, escribe en El clóset de cristal, (Ediciones B) que presenta esta tarde en el Museo de la Ciudad de México.

Incluso antes de que apareciera, la publicación levantó polémica en redes sociales y en medios como la revista Etcétera, cuyo director, Marco Levario Turcott, colgó en su página web el texto Monsiváis y la frivolidad de Braulio Peralta, un largo escrito que dedica el párrafo final al avance del libro que el propio Peralta publicó.

“No creo que tenga que explicarlo, imagínate reducir mi trabajo profesional de 40 años como periodista cultural a una nota de escándalo de redes sociales. No contesto a ningún tipo de prejuicio; es como si me pusiera a pelear con la Iglesia católica porque piensa que los homosexuales estamos enfermos; que le conteste la ciencia”, responde Peralta en entrevista.

Ante los cuestionamientos, el periodista reflexiona: “¿Qué cosa es la vida privada? Me ocupo exclusivamente del movimiento homosexual mexicano, y al hacerlo estoy revelando la intromisión que tuvo en él Carlos Monsiváis desde los años 60 hasta su muerte. Eso no es meterse con la vida íntima de nadie, lo que estoy haciendo es revelar parte de la historia de un hombre público que trabajó para el movimiento, de lo que poco se sabía”, dice quien dedicó dos años a la investigación para producir este texto.

El autor de otro tomo sobre Monsiváis y la cultura gay, Que se abra esa puerta. Crónicas y ensayos sobre la diversidad sexual (Paidós, 2011) destaca cómo los derechos de los LGBTTTI no pueden ser nulificados por leyes divinas.

“La Iglesia ya perdió el debate de las mujeres, de las feministas, el aborto, la educación sexual y ahora va a perder el que sostiene contra los homosexuales, porque no pertenece a la realidad, sino a la noción de un Dios -y aclaro que soy un hombre de fe: mis padres fueron católicos-, pero cualquier católico tiene que discernir entre ambos”, observa.

“La realidad es que hay que respetar las normas constitucionales. Que el papa Francisco diga lo que quiera, la ley es un precepto constitucional; hace mucho tiempo que los seres humanos civilizados ganamos la batalla”, finaliza el escritor.