AFTEROFFICE
buena vida

Moda 'verde', el encanto de origen natural

Marcas de ropa y de productos de belleza implementan procesos ecológicos para la fabricación de diversos artículos. El desarrollo de tecnologías que transforman desechos en objetos de deseo es una industria en crecimiento.
Lizbeth Hernández
20 junio 2017 23:20 Última actualización 21 junio 2017 5:0
En 2013, la firma H&M creó la línea Conscious, cuyos modelos están elaborados con un material (bionic), que surge de desperdicios plástico procesadas. (Especial)

La firma H&M creó la línea Conscious, cuyos modelos están elaborados con un material (bionic), que surge de desperdicios plástico procesadas. (Especial)

El glamur no está peleado con la conciencia ecológica. Las marcas de moda y belleza ofrecen productos de alta gama en los que el reciclaje y cuidado al medio ambiente son claves para llegar a consumidores preocupados por su entorno.

El desarrollo de tecnologías que transforman desechos en objetos de deseo es una industria en crecimiento. La calidad y textura de las telas, sumada a diseños elegantes y actuales, dan como resultado prendas de las que es difícil pensar que están hechas de basura, como el atuendo que lució la actriz Rooney Mara en la fiesta que ofreció la revista Vanity Fair después de la entrega del Oscar.

“Ese vestido se hizo especialmente para ella, pero el modelo que la marca puso a la venta a nivel mundial, hecho de botellas de plástico rescatadas de las costas, fue un éxito en todo el mundo”, afirma Kim Fragoso, coordinadora de la línea Conscious de H&M México.

En México se vendió en 3 mil 499 pesos. Para fabricarlo se usan 88 botellas que al procesarse dan como resultado un material denominado bionic. Se trata de una tela vaporosa y suave al tacto, que se une a las opciones sustentables con las que trabaja la marca, como seda, algodón y lino orgánico, además de tencel, poliéster y vidrio reciclado.

Desde que apareció en 2013, la línea de ropa Conscious ha tenido gran aceptación. Cada año desarrollan tecnologías y prendas para distintos públicos. Esta temporada, además de la ropa de mujer, también hay opciones para caballero y niños. “Es una colección para satisfacer todos nuestros sentidos, y nuestro deseo de ser sostenibles en todo lo que hacemos”, asegura Pernilla Wohlfahrt, jefa de diseño y directora creativa de la firma sueca.

La industria textil es la segunda más contaminante del planeta. Hay prendas que tienen muy poco uso y que son desechadas. Para combatir esto, H&M, fundada en 1947, impulsa una campaña de recolección, en la que se incentiva a donar ropa en desuso para que se recicle. En México, en 2014 se reunieron un par de toneladas; en 2015, 3.6, y el año pasado, nueve.

Aceptan prendas de vestir, trapos de cocina, cortinas o sábanas. A cambio entregan un cupón de 15 por ciento de descuento para usarlo en su siguiente compra. “Los clientes a veces no saben del beneficio y donan porque quieren contribuir al cuidado del medio ambiente”, refiere Fragoso.

Las prendas que se recolectan en el continente americano van a parar a la planta procesadora de Los Ángeles; las que se reúnen en Europa se procesan en Alemania. Dependiendo de la calidad de la ropa recolectada se puede usar en diversos artículos: algunas son relleno aislante para materiales de construcción, otras para hacer alfombras, y unas más se convierten en hilo que se emplea en la fabricación de tejidos.

“La pelusa restante del proceso se ocupa para hacer las cajas de cartón en las que se transportan los materiales una vez transformados”, agrega Fragoso.

ORIGEN NATURAL
El desecho de la cáscara de quinoa, que antes iba a la basura, se usa para hacer cremas con un potente poder aclarador. Las personas que recolectan la semilla de argan en Marruecos hacen su trabajo después de que las cabras se alimentaron. El residuo que queda se convierte en cremas y aceites. Esos son un par de ejemplos con los que la marca de belleza Kiehl’s demuestra su compromiso con el medio ambiente.

Con más de 160 años en el mercado, la firma estadounidense es pionera en programas de sustentabilidad y reciclaje. Brad Pitt, Angelina Jolie y Pharrell Williams han promovido el valor de sus productos.

Además de las formas de recolección de materia prima amigables con el medio ambiente, trabajan bajo los preceptos del comercio justo, al ayudar a las comunidades de las que adquieren sus insumos, además impulsan un programa de beneficios para sus consumidores.

“Desde 2009 se han recolectado más de 2 millones de envases, aunque sí representa pérdidas para la empresa, nuestros clientes saben que pueden confiar en nuestros productos porque respetamos la naturaleza”, explica Fernando Cortez, gerente de Formación e Información de la marca en México.

En sus boutiques promueven un sistema de recompensas en el que recolectan los envases vacíos de sus productos y regalan premios acumulativos, que incluyen productos de sus diferentes líneas.