AFTEROFFICE
buena vida

Moda a prueba de balas de Miguel Caballero

El diseñador colombiano produce desde chalecos hasta mochilas de niños mediante esta modalidad. Las ventas anuales de esta marca de ropa blindada superan los 16 millones de dólares.
Rosario Reyes
15 abril 2014 0:11 Última actualización 15 abril 2014 5:0
Como una exclusiva internacional, la firma presenta en el país su línea Black 2014, en la que destacan las prendas femeninas. (Cortesía)

Como una exclusiva internacional, la firma presenta en el país su línea Black 2014, en la que destacan las prendas femeninas. (Cortesía)

Vestirse a prueba de balas hoy en día no implica perder el estilo. La evolución de la ropa blindada ha permitido disminuir el peso de las prendas y trabajar con telas, texturas y colores en perfecta armonía con las tendencias de moda.

Así lo muestra la colección de Miguel Caballero, creador de la marca colombiana de ropa blindada que lleva 20 años en el mercado. La semana pasada, durante su participación en la feria Expo Seguridad 2014, presentó su nueva línea como lo ha venido haciendo en los últimos cinco años.

“El tema de texturas y la tendencia en los colores son parte o complemento de nuestras prendas; la seguridad es vital, pero buscamos que la gente que las usa se sienta bien, se vea bien, sin necesidad de sentirse como un policía”, explica Óscar Loaiza, director comercial de la marca, que se vende en México desde 2006.

Como una exclusiva internacional, la firma presenta en el país su línea Black 2014, en la que destacan las prendas femeninas, así como el chaleco trifuncional, capaz de repeler descargas eléctricas, detener ataques de cuchillo y de armas de fuego. Además de exhibir sus nuevas creaciones en la feria, la marca realizó un desfile exclusivo en su showroom de Santa Fe.

Loaiza asegura que tras patentar en sus inicios una chamarra de piel, ahora tienen una gama de prendas blindadas para dama y caballero, además de accesorios para niños, como mochilas o chalecos deportivos.
Actualmente, el blindaje de una prenda tiene un peso entre 800 gramos y 1.2 kilogramos, y, explica el director, es una prenda muy liviana porque el peso se distribuye sobre los hombros. Un chaleco convencional de policía pesa entre tres y tres y medio kilogramos.

Las prendas están diseñadas para proteger órganos vitales.
“Desde la clavícula hasta la parte baja del ombligo y desde la tercera, cuarta vértebra, hasta la parte baja de la espalda”, asegura Loaiza.

Miguel Caballero cuenta con la exclusiva línea Black, en piel y gamuza; la línea militar Táctica y la policial Police. El costo promedio va de 2 a 5 mil dólares, dependiendo del nivel de protección y el tipo de prenda. El sistema sobre medida continúa, además de la exhibición y venta en su showroom.

“Antes de hacer una prenda, hacemos un análisis de la real amenaza de la persona, de nada sirve tener una protección exagerada si no lo va a usar. Buscamos un equilibrio, donde la persona sea consciente del riesgo que tiene y basado en eso, ofrecemos una solución”, concluye Óscar Loaiza.

El diseñador tiene tiendas en Bogotá, Guatemala y DF, con operaciones directas desde Argentina hasta Estados Unidos, y algunos países de Europa. Si bien tenía entre sus clientes a empresarios y políticos, la casa comenzó a recibir otro tipo de usuarios, como periodistas, que cada vez requieren de mayor seguridad.