Mirar al otro, remedio para la soledad: Del Toro
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mirar al otro, remedio para la soledad: Del Toro

COMPARTIR

···
After Office

Mirar al otro, remedio para la soledad: Del Toro

El cineasta mexicano, quien visitó el país para presentar 'La forma del agua', su más reciente cinta comentó que en ella, todos los personajes están solos hasta que descubren que la verdadera felicidad está en pensar en el otro.

Rosario Reyes
26/10/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El futuro mexicano, según Guillermo del Toro, no está en los partidos políticos. “Si me preguntan a quién le voy, respondo que a nadie, de verdad, a nadie”, dijo el director en una conferencia de prensa en la que habló, entre otros temas, de política, de violencia de género y de su nueva cinta, La forma del agua.

“La única en la que le puedo tener fe es a la ciudadanía. Ese es mi principio de fe, como ciudadano, como cineasta, si tienes una posición, la que sea, al ejercer desde tu trinchera tu participación, estás aportando para mejorar; mañana vamos a anunciar una iniciativa al respecto”, aseguró estusiasmado.

Respecto los casos de abuso sexual en la industria del entretenimiento, explicó que de fondo está la violencia “milenaria” y en todos los ámbitos hacia la mujer. “De eso hay que hablar aquí, donde llegamos al extremo absoluto de los feminicidios que suceden a diario. Esa es la conversación que se debe tener con uno mismo y en el entorno de trabajo”.

La forma del agua es su película más política. Ambientada en 1962, cuando la abundancia era palpable en la sociedad estadounidense, excepto para las minorías. Estuvo varios años en su cabeza. “Entonces había diferencias de género, brutalidad racial, al final de esta época dorada Kennedy es asesinado, la guerra de Vietnam escala y los sueños se desarticulan. Todo esto me sirvió para hacer una película sobre la actualidad, usando un tiempo pasado que permita la parábola, abandonar las ideologías y abrazar las ideas de tolerancia, de la diferencia como algo deseable”.

Todos los personajes -advierte- están solos hasta que descubren que la verdadera felicidad está en pensar en el otro. Es así de sencillo: “Si piensas en tu propia felicidad, ya te chingaste, porque nunca va a ser suficiente. Cuando piensas en el otro, como padre, como hermano, como hijo, como pareja, estás satisfecho todo el tiempo. Nadie tiene una vida perfecta, pero creo que el remedio para la soledad es mirar al otro."

,,