AFTEROFFICE
culturas

Michel Franco, la mirada al ras de la realidad

Al tratar el incesto, el bullying, el suicidio asistido y el tráfico de órganos, el cineasta mexicano Michel Franco pone el dedo en la llaga de la violencia, el duelo, la calle, las relaciones familiares o la enfermedad.
Rosario Reyes
19 abril 2016 21:0 Última actualización 20 abril 2016 5:0
Mancuerna. Michel Franco (der.) y Tim Roth, durante el rodaje de "Chronic". (Cortesía)

Mancuerna. Michel Franco (der.) y Tim Roth, durante el rodaje de "Chronic". (Cortesía)

El cine de Michel Franco no hace concesiones. Al tratar el incesto, el bullying, el suicidio asistido y el tráfico de órganos, pone el dedo en la llaga de la violencia, el duelo, la calle, las relaciones familiares o la enfermedad.

“Mis historias están contadas de una manera que manipulan lo menos posible y confían en el espectador, no le están dictando a través de la música o de los cortes qué tiene que ver o sentir”, dice Franco.

Su visión ha empatado con la del cineasta venezolano Lorenzo Vigas y Gabriel Ripstein, con quienes fundó la casa productora Lucía Films, con la que han rodado sus respectivos largometrajes. La inauguró con Daniel y Ana, su ópera prima, estrenada durante la Quincena de realizadores del Festival de Cannes, en 2009.

Desde entonces ha ido depurando su lenguaje cinematográfico, asegura. “Me gustan los planos secuencias largos y abiertos, donde el espectador tiene el espacio para ir sacando sus propias conclusiones, pasear la vista y decidir sobre qué quiere centrar su atención”.

Dos de sus películas están en cartelera: A los ojos, en codirección con su hermana Victoria Franco, y Chronic (El último paciente), estelarizada por el actor británico Tim Roth, quien también protagonizó 600 millas, la ópera prima de Gabriel Ripstein, producida por Franco.

A los ojos, su rodaje más largo (2011-2014), es la primera cinta en la que mezcla ficción y documental, a partir de un trabajo de su hermana con niños de la calle. Filmaron sin guión. La única actriz involucrada fue Mónica del Carmen (protagonista de Año bisiesto, de Michael Rowe). En ella, una trabajadora social logra que le practiquen a su hijo un trasplante clandestino de córneas de un niño de la calle. Su estrategia para acercar al público a la historia, fue filmó con personas reales, no actores, en locaciones del Centro de la Ciudad de México.

Durante el proceso de esta cinta, Franco escribió y filmó Después de Lucía, Cámara de Oro en Cannes 2012, y Chronic (Mejor Guión en Cannes 2015). Ambas abordan el amor incondicional de los padres a los hijos. La primera, sobre un viudo (Hernán Mendoza) que cobra venganza contra el acosador de su hija, y la segunda, narra la historia de un enfermero (Tim Roth) que ayuda a morir a su hijo.

“Las cuatro películas representan una etapa de mi cine, que supongo que va a cambiar”, adelanta el cineasta, quien tabaja en un nuevo filme, en el cual Roth -también productor de Chronic- ha dicho que está dispuesto a actuar.