AFTEROFFICE
deportes

Miami Heat, una década de fracasos en la NBA

La salida de jugadores clave en las últimas temporadas tiene al Miami Heat en el fondo de la Conferencia Este, con la peor marca del equipo en lo que va de la década.
Redacción
22 diciembre 2016 23:7 Última actualización 23 diciembre 2016 5:0
Miami Heat

Miami Heat

Pat Riley se aprovechó de la desgastada relación que tenían Kobe Bryant y Shaquille O’Neal en los Lakers de Los Ángeles para llevar a éste último, por medio de la agencia libre, al Heat de Miami en 2004. El cambio, según declaró el gerente general a la agencia AP el pasado martes, le permitió a la franquicia cambiar su historia, porque fue fundamental para que la organización ganara su primer título de la NBA (2005-06).

Tras la salida de O’Neal (2009), Riley y Erik Spoelstra -entrenador del equipo- acudieron de nueva cuenta a la agencia libre y contrataron a Chris Bosh para suplirlo. En ese mismo periodo trajeron a LeBron James y un año más tarde a Ray Allen. La plantilla, en la que se mantenía el mismo Wade, ganó dos finales consecutivas (2011-12 y 2012-13).

Pero a partir de la temporada 2014-15, tras la salida de James y Wade, además del problema de coágulos de Bosh, no lograron reemplazarlos con elementos que tuvieran su mismo desempeño. A James lo suplieron con Wade en las dos campañas posteriores que se mantuvo en el equipo, pero cuando éste se fue, su posición fue cubierta por Josh McRoberts y James Johnson. El primero fue adquirido por la franquicia hace cuatro años, proveniente de Charlotte, y fue suplente hasta ganarse la titularidad en la presente temporada. El segundo llegó este año de Toronto, equipo en el que no iniciaba regularmente los partidos. Juntos, promedian 15 puntos por juego.

Dion Walters fue el encargado de reemplazar a Wade. Fue contratado este año, proveniente de Oklahoma City, organización en la que nunca pudo ser titular por la presencia de Kevin Durant. Hasta el momento inició más de la mitad de los partidos con Miami, pero sólo tuvo cuatro de más de 20 puntos hasta el momento.

Las únicas ausencias que fueron bien cubiertas fueron las de Ray Allen y Chris Bosh, éste último sustituido por Hassan Whiteside. El centro llegó hace tres temporadas a la franquicia, gracias a un canje con Sacramento. Desde su primer año con el equipo promedió doble digito de puntos pese a ser suplente. Finalmente, esta campaña se adueñó de la titularidad y tiene los mejores números de su carrera en unidades, rebotes, asistencias y robos de balón. En el caso de Allen, fue Goran Dragic quien ocupó su puesto. El serbio acumula más minutos sobre la duela y es titular, algo que nunca pudo lograr el exjugador.

“No tengo dudas de que Spoelstra es un estudioso del basquetbol, pero le cuesta adaptarse a los cambios en el plantel, además de que se empeña en que las rotaciones de jugadores es lo mejor para el equipo, pese a que algunos no dominan la posición. No voy a quedarme aquí por tres o cuatro años en esta situación, el equipo debe cambiar su rumbo en esta misma temporada”, dijo Riley el martes al diario New Herald, luego de que el Heat pusiera su marca en 9-20 (sin contar el resultado de ayer).

Con ello se ubican en el fondo de la División Sureste de la Conferencia Este, al registrar el tercer peor arranque de la franquicia de su historia y el segundo con menos victorias desde que Riley asumió como gerente general en 1995.

El conjunto también tiene malos números desde la línea de tiros libres. Nueve elementos de la plantilla –entre ellos Waiters y Johnson- encestan menos de la mitad de sus disparos. En el juego del martes contra Orlando, en el que perdieron por seis unidades en doble tiempo extra –a pesar de tener ventaja de 12 puntos al medio tiempo-, fallaron 10 tiros.

“Hemos reconstruido en dos ocasiones al equipo y no me asusta hacerlo una tercera. Estamos en una situación similar, cuando tuvimos que lidiar con la enfermedad renal de Alonzo Mourning en 2001. Tenemos muchos jóvenes que serán el núcleo para el futuro, como Tyler Johnson y Justise Winslow, quienes tuvieron lesiones constantes que limitaron su desempeño en lo que va de la temporada. Pueden funcionar si se mantienen sanos y añadimos un par de agentes libres al roster”, dijo el gerente general el miércoles, en declaraciones recogidas por el diario Miami Herald.

Mientras el panorama del Heat no luce alentador para lo que resta de la temporada, la organización retiró ayer el jersey de Shaquille O’Neal, en el marco del aniversario número 12 del fichaje más representativo de la era Riley en Miami.