AFTEROFFICE
culturas

México ya extraña a Emmanuel Carballo

El crítico literario mexicano, quien se definía como “una figura molesta pero necesaria”, falleció ayer a los 84 años de edad, víctima de un mal cardiaco. Dejó un legado de más de 149 obras.
Ma. del Refugio Melchor S.
20 abril 2014 22:52 Última actualización 21 abril 2014 5:0
Fundó junto con Carlos Fuentes, la “Revista Mexicana de Literatura”. (Cuartoscuro)

Nació el 2 de julio de 1929, en Guadalajara, Jalisco. . (Cuartoscuro)

El destino ha querido que un domingo de Resurreción sea el día de la muerte de Emmanuel Carballo, entero hombre de letras, al que la cultura mexicana, por la que tanto contribuyó, ya lo extraña.

El crítico literario mexicano, quien se definía como “una figura molesta pero necesaria”, falleció a los 84 años víctima de un mal cardiaco dos horas después de haber regresado de vacaciones en Valle de Bravo a la Ciudad de México.

Carballo nació el 2 de julio de 1929 en Guadalajara, Jalisco. Fue además de escritor e historiador un precursor del arte y la cultura de nuestro país. Estudió la licenciatura en derecho en la Universidad de Guadalajara, pero las letras lo reclamaron.

“En su juventud frecuentó la poesía y la prosa narrativa; a partir de la madurez se dedicó a la historia y la crítica literaria. En Guadalajara fundó las revistas Ariel y Odiseo; en la Ciudad de México, en compañía de Carlos Fuentes, la Revista Mexicana de Literatura”.

Dejó un legado de más de 149 obras, que abarcan desde entrevistas hasta ensayos, investigaciones, memorias, cuentos y prólogos, la obra de Carballo fue vasta. Fue colaborador de EL FINANCIERO de 1993 a 1995.

El presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa, dio el pésame a su familia a través de su cuenta de Twitter. “Un abrazo para Beatriz Espejo por la muerte del gran hombre de letras Emmanuel Carballo. Descanse en paz”.

Obtuvo importantes premios estatales, nacionales e internacionales, pero más allá fue un hombre de mente liberal, progresista, que no tenía miedo de herir sensibilidades y mantener su postura ante los hechos.
“Mis simpatías, no quiero ni debo ocultarlo, están con los disidentes, los subversivos, los que luchan por implantar una manera de vivir distinta” escribió en el prólogo del libro ¿Qué país es este?, publicado en 1996.
Se jactó de ser el partero y sepulturero de los mejores escritores mexicanos. Hoy la literatura mexicana está de luto.

Un escritor es la obra que deja para el tiempo
Poesía

"Amor se llama" (1951)
"Eso es todo" (1972)
Cuento
"Gran estorbo la esperanza" (1954)
Ensayo
"De cuerpo entero" (1991)
"Los dueños del tiempo" (1965)
"Narrativa mexicana de hoy" (1969)
"Estudios sobre la novela
mexicana" (1988)
"Notas de un francotirador" (1996)
"¿Qué país es este?" (1996)
"Ensayos selectos" (2004)
"Alfonso Reyes por sí mismo" (2008)
Premios
1956–Medalla José María Vigil al mérito literario
1999–Premio Arlequín, por sus actividades literarias
2006–Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura
2009–Medalla de Oro de Bellas Artes
2010–El rey Juan Carlos de Borbón le concede la Orden de Isabel la Católica, en grado de Encomienda (2010), recibido en noviembre de 2012.