México y sus historias 'rasposonas'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México y sus historias 'rasposonas'

COMPARTIR

···
After Office

México y sus historias 'rasposonas'

En 'México Bizarro', el periodista retrata, con el historiador Alejandro Rosas, el desparpajo que caracteriza a este país poblado con narcosatánicos, 'Pacas' y 'Mataviejitas'.

MauricIo Mejía
22/12/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Quizás la palabra que mejor describe a México es “bizarro”. Resulta inevitable evocar esa voz cuando se traen a la mente hechos tan extraños —casi kafkianos o surrealistas— como los narcosatánicos, la espía alemana (Hilda Krüger) que tuvo una relación sentimental con un secretario de gobernación y el ex presidente (Miguel Alemán); el exótico cortejo fúnebre a la pierna de Santa Anna, la trágica vida de La Mataviejitas, el extraño caso de El Caníbal de la Guerrero o la rodilla que Sara García se fracturó a propósito para ser la eterna abuela del cine mexicano.

Acontecimientos de ese tipo son los que se retratan, analizan y exploran en México Bizarro (Planeta), escrito por el periodista y escritor Julio Patán y el historiador Alejandro Rosas, quienes combinan sus profesiones para entregar al lector un producto único, conformado por esas historias que también dibujan a un país que vive y sobrevive al drama y la tragedia.

___De momento pareciera que México bizarro es un pleonasmo, ¿no?

___Sí, a veces da la impresión de que lo es y cada vez más. Ha sido un libro con buena fortuna. Creo que hay que decirlo: los libros son buenos o son malos, pero su fortuna muchas veces es independiente de su calidad. Hay muchos muy buenos que no llegan bien al mercado. Al nuestro le ha ido excelente. Encabeza todas las listas de ventas de no ficción.

___He leído sus tuits sobre lo que entienden ustedes por “bizarro” y lo que mucha gente entiende...
___Creo que parte del éxito ha sido la elección del nombre del libro. Lo discutimos mucho entre nuestro editor, Gabriel Sandoval, mi amigo y coautor Alejandro Rosas, y yo. Primero propusimos otros títulos: México raro, México freak, pero al final caímos en “bizarro”. El significado de esta palabra se ha convertido en una especie de debate en redes sociales, porque mucha gente dice que “bizarro” no quiere decir “extraño”, “grotesco”, “kafkiano” o “surrealista”, sino “valiente”. ¡No inventes! ¿Quién fue la última persona a la que le oíste decir que alguien siempre fue un jugador de futbol “bizarro”? ¡Pues no! La norma la marca el uso porque la Real Academia Española siempre va un poquito atrás de los acontecimientos del lenguaje.

Sin embargo, si la gente quiere apelar a los diccionarios, que lo haga: bizarro ya está en la lista de mexicanismos. No debemos ser puristas, aunque sí veo positivo que se discutan temas como estos.

,

‘Bizarro’. El significado de esta palabra se ha convertido en una especie de debate
en redes sociales, porque mucha gente dice que no quiere decir ‘extraño’, grotesco’, ‘kafkiano’ o ‘surrealista’, sino ‘valiente’ ¡No inventes!”

,


___Pero sí queda, porque cuando escuchas “México bizarro” en verdad te imaginas un México raro...
___Claro, te imaginas a La Paca, a los narcosatánicos, a las chiquitibúm, al regente que atendía en un prostíbulo, a la espía alemana que anduvo con un secretario de gobernación en pleno nazismo...

___Quiero que nos aclare algo: el país que no quiere recordar, ¿no será el mismo que no se quiere ir?
___Por supuesto. Una ocasión nos reunimos en mi casa los tres individuos mencionados (Rosas, Sandoval y yo) para beber unos tragos, simplemente por deporte, para no perder cancha. Estábamos tomando un whisky muy bueno, y Alejandro y yo, fieles a nuestra costumbre, empezamos a disparar historias bizarras sobre la historia de México. Y Gabriel, quien sí tiene ojo editorial, nos dijo: ¡eso es un libro, señores, eso es un libro! Entonces ahí mismo hicimos una primera lista, un primer índice, del que acabamos sacando todo lo más reciente, como Javier Duarte.

___O el destape de José Antonio Meade, que sucedió el mismo día en que se destapó a Carlos Salinas de Gortari hace 30 años...

___Claro, ese es un ejemplo. Pero ya no quisimos llegar hasta la actualidad porque este tipo de hechos los tenemos muy presentes. Los medios y las redes sociales nos los recuerdan cada día. Es normal. Pero lo que nosotros ofrecemos es una perspectiva histórica de lo bizarro en México. Lo que nos quedó fue un divertimento. Mucha gente nos ha dicho que, si se mira en retrospectiva, también se está narrando una tragedia de un país muy disfuncional.

___Evoca a Monterroso..
.
Absolutamente. Tiene esa doble naturaleza. Es muy lúdico, campechano y desmadroso.

___¿Publicarán tres tomos, igual que Paco Ignacio Taibo II con sus libros de Patria?

___Ya tenemos avanzado el índice del número dos y ya lo tenemos apalabrado con la editorial.

___Ojalá que no se convierta en una especie de México a través de los siglos del siglo XXI...

___Claro, un México a través de los siglos medio rasposón, ¿no? Es que ya hacía falta contar así una historia. Son textos muy breves. Los pensé como columna de periódico, nunca pasando los 5 mil caracteres, y que los capítulos se puedan leer autónomamente. Lo puedes leer de corrido, porque sí hay una narrativa, pero también puedes picotear los textos. Fue pensado de esa doble manera.

,