AFTEROFFICE

Mexicanos no pierden gusto por el cine, pero les pega en el bolsillo

10 febrero 2014 4:14 Última actualización 28 septiembre 2013 10:36

 [Más del 50 por ciento de los asistentes prefieren cintas extranjeras dobladas al español / Cuartoscuro]  



Notimex

Tomar la decisión de ir al cine para disfrutar de una película solo o acompañado y de preferencia que la cinta sea de acción, depende -para siete de cada diez mexicanos-, del desembolso que tienen que hacer para la compra de boletos, más las tradicionales palomitas o golosinas.

Luego de elegir el género cinematográfico, más del 50 por ciento de los asistentes prefieren cintas extranjeras dobladas al español, y aunque la mayoría asegura que no han recurrido a la compra de una película pirata, más de uno ha caído en la tentación.

De acuerdo con una encuesta levantada por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), 49.3 por ciento de los consultados consideró que ir al cine es muy caro, 16.5 cree que simplemente es elevado, 7.2 de los aficionados señalaron que el precio es razonable y 25.1 por ciento lo siente sólo un poco caro.

Pero el golpe al bolsillo se incrementa para los cinéfilos (85.9 por ciento) que compran dulces, palomitas y refrescos para ver su película favorita; por (13.6 por ciento) de la gente que va al cine en plan austero y no consume nada.

Aunque el gusto por asistir a las salas de arte está presente en los mexicanos, luego de que cinco de cada cien dijo que va a los complejos cinematográficos de una a cuatro veces por semana, 24 lo hace en la misma proporción pero al mes, 12 también en la misma cantidad pero cada tres meses, siete suma igual número pero cada seis meses y 20 de cada cien de una a cuatro veces cada año.

Mientras, 29 de cada cien de los encuestados respondió que no va al cine. Por género, hay 27 mujeres que no ven películas en la pantalla grande por cada 31 caballeros.

Consultar la cartelera de cine es toda una tradición para decidir qué película ver, aunque ahora la ventaja es que además de la que se publica en periódicos o revistas, se puede buscar en Internet y hasta reservar los boletos.

Al elegir una película, el género de acción es el favorito de 41.1 por ciento de los interrogados, seguido de la comedia que reúne a toda la familia con 13.9; las infantiles que cada vez están más presentes en la cartelera son escogidas por 13; las de ciencia-ficción suman 7.4, y las de terror que ponen los pelos de punta tanto a hombres como a mujeres cuentan con 5.3 por ciento de aficionados.

Las producciones que abordan el suspenso son preferidas por 4.5 por ciento de los espectadores; las que entristecen por el drama en su temática tienen 3.6 de seguidores; los documentales también tienen un público de 3.5, y al final están las románticas que derraman miel con 2.6 por ciento de simpatizantes.

Por cada 46 hombres que van al cine a ver cintas de acción hay 35 mujeres. Y como a muchas mamás, tías o hermanas les toca ir con los pequeños a las salas cinematográficas, por cada 20 que ven filmes infantiles hay sólo cinco caballeros.

Para complementar la exhibición de la cinta con sonido de alta fidelidad o en algunos casos en tercera dimensión, 51 de cada cien entrevistados por GCE contestó que prefiere que las cintas extranjeras estén dobladas al español, mientras que 37 piensan que lo ideal es que tengan subtítulos y para ocho ambas cosas están bien.

Sobre la competencia desleal con la venta de películas pirata que se ofrecen en puestos ambulantes y transporte público, 54.2 por ciento de los consultados asegura que no ha adquirido una cinta ilegal, 45.4 confiesa que sí ha adquirido una película pirata. El trabajo de opinión revela que los hombres (47 de cada cien) "piratean" más que las mujeres (43).

Las razones de las personas para justificar la comprar de un DVD pirata son: primero, porque son más baratas que las originales (38.6 por ciento), porque se encuentran más cerca y se ven bien (29.2), porque son más baratas que ir al cine (18.6), porque salen antes que en el cine o que las originales (5.3) y para verlas en la comodidad de la casa (4.7 por ciento).

Con el sentimiento de incurrir en una acción ilegal, 94.5 por ciento de los mexicanos asegura que no volvería a comprar una película pirata si las originales fueran más baratas. Sólo 4.1 por ciento de la gente dice que seguiría comprando pirata.