AFTEROFFICE
deportes

Mexicali, al bat

Una liga sólida y el poco impacto del futbol impulsaron a la región del pacífico mexicano a convertirse en la zona más beisbolera del país. Hoy el Águilas de Mexicali hará su estreno en la Serie del Caribe contra el Criollos de Caguas de Puerto Rico.
Alain Arenas
31 enero 2017 22:7 Última actualización 01 febrero 2017 5:0
En las últimas cuatro ediciones de la Serie del Caribe, México se coronó en 2013, 2014 y 2016, mientras que en 2015 terminó subcampeón. Óscar Castro)

En las últimas cuatro ediciones de la Serie del Caribe, México se coronó en 2013, 2014 y 2016, mientras que en 2015 terminó subcampeón. Óscar Castro)

El historiador José Carlos Campos cuenta que el beisbol llegó a México en Guaymas, Sonora, en 1897. En aquella lejana zona del centro del país no se practicaban el futbol, el basquetbol ni otro tipo de deporte de conjunto. Desde entonces el diamante es una especie de religión. Su primer circuito profesional se llevó a cabo en 1945; se le nombró Liga de la Costa del Pacífico. Trece años después cambió su nombre por el de Liga Invernal de Sonora y en 1965 por Liga Invernal Sonora-Sinaloa. En 1970 se convirtió, por fin, en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP).

“Siempre fue un certamen local con mercados pequeños que fueron apoyados por gobiernos locales, pero eso cambió a inicios de los 90. Juan Manuel Ley, empresario abarrotero y dueño del Tomateros de Culiacán, propuso un cambio de negocios en el que el 70 por ciento de los ingresos de los equipos vinieran por parte de patrocinadores y el resto por la recaudación de taquilla. Éste fue aceptado por los miembros del circuito”, explica Campos, también periodista de El Debate de Culiacán.

Añade que el plan que propuso Ley incluía que los gobiernos no aportaran recursos de ninguna especie a los equipos. “Desde ese momento la liga se transformó, porque los dueños compitieron para ganar, pero también para que los dueños no perdieran su inversión”.

La liga, invernal de nivel AAA, de acuerdo con el sistema de clasificación de las Mayores, cuenta con ocho equipos, que juegan de octubre a enero.

El campeón de la LMP compite, desde 1971, en la Serie del Caribe. El torneo junta a los equipos que se consagraron campeones en las ligas invernales de República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela, Cuba y México. Desde aquel año y hasta 2012, sólo en 12 veces salió campeona la novena mexicana.

A partir de 2013 el juego tomó un nuevo formato, en el que el campeón se definía por un juego final. En las últimas cuatro ediciones, México se coronó en 2013, 2014 y 2016, mientras que en 2015 terminó subcampeón.

“Los campeonatos en Serie del Caribe son reflejo de las buenas plantillas que conformaron los equipos de la LMP en la última década”, menciona Campos. “Pero otro ejemplo del buen momento del circuito es la construcción de los nuevos estadios que atrajeron esos torneos, e incluso dos fases del Clásico Mundial de Béisbol”.

Armando Navarro, presidente del Charros de Jalisco, explica que las plantillas de los equipos de la LMP están conformadas por jugadores mexicanos, caribeños y estadounidenses, algunos de ellos militantes de equipos de las Grandes Ligas. “El resto de los rosters se completaron con elementos que provienen de la Liga Mexicana de Béisbol, incluso de Japón”, explica.

Mexicali y Jalisco –agrega- remodelaron sus parques, mientras que Ciudad Obregón, Hermosillo y Culiacán construyeron nuevos estadios en los últimos cuatro años. En Mazatlán se planea construir uno nuevo en los próximos dos años. Estos inmuebles ofrecen una experiencia al aficionado como si estuviera en Grandes Ligas. Cuentan con tienda oficial del equipo, establecimientos que venden alimentos, cerveza, embutacado, dinámicas y pantallas gigantes.

De las ocho plazas que tienen equipos en la LMP, sólo Jalisco ha tenido presencia constante de clubes de primera división profesional de futbol.

“La ausencia de futbol en la región dejó el mercado libre para que el béisbol se colocara como el deporte más popular en años pasados. Ahora que el balompié trata de entrar a esas plazas con equipos de segunda división, es difícil que atraiga la misma cantidad de público a sus estadios, porque el espectáculo no es tan bueno como el que ofrece la LMP o la misma Serie del Caribe”, menciona Roberto Castellón, director deportivo y jefe de scouts de los Diablos Rojos del México.

Hoy el Águilas de Mexicali (20:00 horas) hará su estreno en la Serie del Caribe contra el Criollos de Caguas de Puerto Rico, en el nuevo estadio del Tomateros de Culiacán. Los sonorenses buscarán su segundo título del certamen y reafirmar el estatus de la LMP en la pelota invernal.