AFTEROFFICE
buena vida

Mérida cambia de color

La capital yucateca, conocida como la Ciudad Blanca, se encuentra en un proceso de modernización que mezclará su pasado con su futuro. Su historia está impregnada de cultura maya.
Lizbeth Hernández
31 agosto 2016 22:28 Última actualización 01 septiembre 2016 5:0
Este destino está listo para convertirse por segunda ocasión en la Capital Americana de la Cultura en 2017. (Especial)

Este destino está listo para convertirse por segunda ocasión en la Capital Americana de la Cultura en 2017. (Especial)

Su historia está impregnada de cultura maya. Tierra atacada por piratas, escenario de la Guerra de Castas y sitio para la floreciente industria del henequén. Mérida, fundada en 1542, guarda tesoros por descubrir. Ya no es tan blanca como a principios del siglo pasado, sino que se ha convertido en un mosaico multicolor.

Está fundada sobre los vestigios mayas de la ciudad de T'ho, se encuentra cerca de zonas arqueológicas como la de Dzibilchaltún, ubicada a 10 minutos, asentamiento que aloja el Templo de las Siete Muñecas, denominado así porque se encontraron el mismo número de figurillas de barro que se asocian con ritos ceremoniales. Otro de sus atractivos es el Cenote Xlacah, formación natural que resalta por su belleza y está abierto al público que desee echarse un chapuzón bajo su propio riesgo. Los arqueólogos refieren que los buzos bajaron 44 metros sin lograr llegar al fondo, así que no se sabe qué tan profundo es.

La ciudad acaba de firmar una alianza con Puerto Progreso, su salida más cercana al mar. El Muelle de Chocolate (nombrado así por su color) es uno de sus atractivos; un andador marino construido de madera chilena. Ahí los runners pueden recorrer sus 2.2 kilómetros, alrededor de las 6:00 horas, ya que ofrece el mejor de los panoramas, con el alba y la benévola brisa marina refrescando. La experiencia se completa disfrutando de un malecón sin vendedores ambulantes, que comienzan a aparecer a las 8:00 horas.

“En vacaciones se llena de gente local, muchos tienen aquí sus casas de descanso. En 2002 empieza a recibir cruceros dos veces por semana, por eso su oferta de restaurantes y opciones se está modernizando”, dice Carolina Cárdenas, directora de Turismo y Promoción Económica de Mérida.

Este destino está listo para convertirse por segunda ocasión en la Capital Americana de la Cultura en 2017, que será aprovechado para catapultar su historia, arte y atractivos al mundo.

Es también la primera ciudad mexicana en contar con una Carta de Derechos Culturales, en la que se establece la obligación de consolidar un equilibrio entre tradición, innovación, movilidad y acceso universal a sus bienes.

La urbe está creciendo ordenadamente. Sus casonas de principios de siglo pasado, construidas con mármol de Carrara, hierro belga, tejas de Marsella, candiles italianos y muebles franceses, se han acoplado a los paneles solares, el Internet inalámbrico y las luminarias inteligentes.

“Nuestro Centro Histórico es el segundo más grande del país, sólo tenemos seis manzanas menos que la Ciudad de México. Junto con ONU Hábitat comenzamos con la planeación de la ciudad al 2040, ellos nos van a dar parámetros e indicadores que se manejan a nivel internacional en los índices de prosperidad”, explica el alcalde, Mauricio Vila Dosal.

Incluida en los 10 mejores destinos en Latinoamérica por la revista especializada Travel + Leisure, se renueva con la construcción de ciclopistas que conectarán toda la ciudad, además de la edificación de un nuevo centro de convenciones y el Palacio de la Música, recinto que se convertirá en fototeca nacional, planes que esperan consolidar en 2017.

LUGARES IMPERDIBLES
Recorra el Paseo Montejo caminando. Es el Champs Elysees de Mérida, donde se encuentran museos –la Quinta Montes Molina es una ventana a su lujoso pasado-, cafés, restaurantes, hoteles y mansiones.

Gran Museo del Mundo Maya, Museo Regional de Antropología y el Museo de la Música son paradas obligatorias.

De lunes a domingo, el ayuntamiento ofrece actividades gratuitas
que reflejan su pasado histórico, como bailes y música tradicionales, recorridos por sus joyas arquitectónicas, además del videomapping de la Catedral y la Casa Montejo.

El 12 de diciembre entrante se realizará la Noche Blanca, durante la cual museos, galerías, centros culturales y restaurantes permanecen abiertos. Música, fiesta y manifestaciones artísticas se apropian de las calles, donde se reunirán más de 420 artistas en 150 eventos y 70 sedes.