AFTEROFFICE
deportes

Mauricio Sulaimán es el nuevo presidente del CMB

El nuevo líder del Consejo Mundial de Boxeo, quien fue elegido por unanimidad, afirmó que trabajarán para seguir los lineamientos que dejó su padre, José Sulaimán.
AP
11 febrero 2014 13:12 Última actualización 11 febrero 2014 13:12
Mauricio Sulaimán, es uno de los candidatos más fuertes a presidir el CMB

Mauricio Sulaimán sucederá en el cargo a su padre, quien ocupó el cargo de 1975 hasta su muerte en enero. (Braulio Tenorio)

CIUDAD DE MÉXICO.- Mauricio Sulaimán fue elegido por unanimidad el martes como el sexto presidente en la historia del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), para sustituir en el cargo a su padre, José Sulaimán, quien falleció el mes pasado.

Sulaimán, de 44 años, fue elegido en una votación de la junta del CMB.

Desde su fundación en 1963, el CMB ha sido dirigido por los mexicanos Luis Spota, Ramón Velázquez y José Sulaimán, además del británico Onslow Fane y el filipino Justiniano Montano. José Sulaimán lo presidió desde 1975 hasta su muerte a mediados de enero.

"El Consejo Mundial de Boxeo no será el mismo porque José Sulaimán se fue, pero el CMB tiene una esencia y queremos trabajar para seguir con los lineamientos que dejó mi padre, queremos mantener al organismo como el mejor del mundo", dijo Mauricio Sulaimán, quien ostentaba el cargo de secretario ejecutivo desde 2004.

El Consejo Mundial de Boxeo, integrado por 165 países, es uno de los cuatro organismos más importantes del boxeo junto con la Asociación Mundial, la Federación Internacional y la Organización Mundial.

Esta semana, en entrevista con EL FINANCIERO, Mauricio Sulaimán destacó que no tenía la ambición de relevar en el cargo a su papá, pero sí de trabajar todos los días para cumplir los planes que dejó inconclusos.

“De lo que sí estoy convencido es que voy a estar en el CMB, ojalá de por vida, para llevar el nombre de mi padre, para llevar su manera de hacer las cosas y de pensar en cuestión de protección al boxeador, sin importar en qué posición esté”, aseguró.