AFTEROFFICE
culturas

Más de 3,500 libros como fraternidad con Ayotzinapa

Durante los 10 días que duró la Feria Internacional del Libro en el Zócalo, se recaudaron más de 3 mil 500 libros que serán entregados a la Normal Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero. Por los normalistas, Guillermo Hernández agradeció la donación y con voz entrecortada pidió el regreso con vida de sus compañeros.
Paco Ignacio Taibo II lamentó que México viva una pesadilla. (Cortesía FIL-Zócalo)

Paco Ignacio Taibo II lamentó que México viva una pesadilla. (Cortesía FIL-Zócalo)

Más de 3 mil 500 libros que se recaudaron durante los 10 días que duró la Feria Internacional del Libro en el Zócalo serán entregados a la Normal Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero.

Eduardo Vázquez Martín, secretario de Cultura del gobierno de la Ciudad de México, expresó su agradecimiento por la solidaridad mostrada por la ciudadanía que en total aportó mil 76 libros en los diferentes puntos de acopio instalados en el centro de la ciudad.

La Universidad Nacional Autónoma de México apoyó con la entrega de mil 800 ejemplares y las Brigadas para Leer en libertad contribuyeron con 500 más.

“Tal como lo prometimos en la conferencia de prensa inaugural, no vamos a olvidar a Ayotzinapa”, sostuvo el funcionario, quien aseguro que México necesita escuelas dignas, estudiantes críticos y sociedad que proteja a sus jóvenes.

“Debemos estar conscientes -agregó- de que en el país no puede haber paz sin justicia; ni desarrollo sin unidad. Por eso, la FIL-Zócalo, abraza la lucha estudiantil”.

En el acto, realizado fuera de programa en el Foro “José Emilio Pacheco”, escritores como Paco Ignacio Taibo II, Élmer Mendoza, Carmen Boullosa y Francisco Segovia enviaron un mensaje solidario a los normalistas y sus familias, representados por el estudiante Guillermo Hernández, el egresado Moisés González y José Félix Rosas.

Paco Ignacio Taibo II lamentó que México viva una pesadilla y puso énfasis en que contra la hegemonía del principio de autoridad están los principios morales; además, llamó a la unidad para transformar al país. “Ayotzinapa no debe quedar en el vacío del olvido”, enfatizó.

El sinaloense Élmer Mendoza propuso que el silencio juegue su papel en medio del ruido. La literatura, aseguró, es una forma de protesta y de reclamo.

Por los normalistas, Guillermo Hernández agradeció la donación y con voz entrecortada pidió el regreso con vida de sus compañeros. Urgió a la solidaridad para enfrentar la injusticia y la impunidad con que han venido actuando en su contra desde tiempo atrás.