AFTEROFFICE
CULTURAS

Martirio rinde tributo a Chavela

La cantante española Martirio rinde homenaje a Chavela Vargas en su nuevo material discográfico "De un mundo raro. Cantes por Chavela". 
Rosario Reyes
14 mayo 2014 22:34 Última actualización 15 mayo 2014 5:0
La cantante española Martirio rendirá tributo a Chavela Vargas. (Cortesía)

La cantante española Martirio rendirá tributo a Chavela Vargas. (Cortesía)

Martirio, la de los lentes oscuros, figura rockera de “la movida” y rescatadora de la copla española, reconoce que es devota de la canción mexicana.

Tan es así que dedica su más reciente producción discográfica a Chavela Vargas, con quien, junto a su hijo Raúl, compartió escenario en Bellas Artes y en los dos últimos conciertos que ofreció la cantante fallecida en 2012, en el Teatro Albéniz de España.

Madre e hijo decidieron devolver la deferencia con De un mundo raro. Cantes por Chavela, un disco que reúne temas desnudos, como a ella le gustaban, sólo a guitarra y voz, pasados por la vena flamenca -tan cerca, dicen, de la cultura latinoamericana-; una fusión de lenguajes que pone de manifiesto la emotividad que le provoca a Martirio la música de México.

“La de José Alfredo, pero también Álvaro Carrillo y Cuco Sánchez; son una Biblia para mí”, dice en entrevista. “No hay exageración en ningún momento con estas canciones, sí hay desgarro, drama, pero también ardor de corazón, calentura y mucha dulzura”.

Con este material, ambos artistas se presentan este sábado y domingo en el Teatro de la Ciudad.

Antes de abordar la música latinoamericana, Martirio rescató gran parte del repertorio de coplas españolas, asociadas a la dictadura y un tanto denostadas, recuerda. No le fue fácil atraer al público, sobre todo a la gente más progresista, pero al final se impusieron tanto la calidad de las canciones, como su original propuesta.

“Las dictaduras siempre se apropian de la música popular. Al principio era muy difícil que la gente tuviera ganas de escuchar mi trabajo con la copla, porque la dictadura la había puesto como si España fuera un país de charanga y pandereta”, afirma.