AFTEROFFICE
DEPORTES

Marshawn Lynch: la 'Bestia' introvertida

La llegada del corredor a los Raiders de Oakland luce perfecta para la identidad del equipo, al ser un jugador lleno de talento, pero que también tiene una personalidad controvertida.
Alfonso Mancilla
23 agosto 2017 23:32 Última actualización 24 agosto 2017 5:0
NFL

(Especial)

Los Raiders de Oakland han sido sinónimo de talento y controversia. Grandes figuras han portado el uniforme negro y plata, mismas que han deslumbrado por sus hazañas en el emparrillado, pero también han acaparado los reflectores debido a sus acciones extradeportivas.
La llegada de Marshawn Lynch al equipo para la temporada 2017 parece cumple con ambas cualidades.

Reconocido como poderoso corredor, Lynch también ha estado asociado a desplantes controvertidos. Al apodado Beast no le importa desafiar a los medios de comunicación ni mucho menos romper los estereotipos.

El 26 de abril de este año, fecha en que se dio a conocer que los Raiders adquirían al jugador procedente de los Halcones Marinos de Seattle, los analistas consideraron que Oakland sumaba a una pieza ideal para un equipo que está llamado a ser el principal enemigo de los Patriotas de Nueva Inglaterra en pos de la supremacía de la Conferencia Americana.

¿Qué es lo que puede aportar a la ofensiva de Oakland? Durante sus nueve temporadas anteriores en activo -tras un retiro voluntario en 2016-, Marshawn Lynch rebasó mil yardas por tierra en seis ocasiones, alcanzando su punto más alto en 2012, la segunda temporada que jugó con Seattle, en la que acumuló mil 590.

En contraste, las lesiones también lo han aquejado en tres temporadas, mismas en las que tuvo su productividad más baja: en 2009, aún con los Bills de Búfalo, apenas registró 450 yardas, minetras que en 2010 y 2016 sólo generó 737 y 417 yardas por carrera, respectivamente.
De cara a un nuevo título -el cual no llega desde los años 80-, Lynch se integra a un conjunto que cuenta con estrellas como el quarterback Dereck Carr y los receptores Amari Cooper y Michael Crabtree.

1
 

 

Raiders


EL OTRO LADO DE MARSHAWN
“Creo que el elefante acaba de salir de la habitación porque un ratón pequeño corrió aquí”, le dijo Lynch a los periodistas el pasado 17 de agosto. “¿No dijeron que los elefantes tienen miedo de los ratones o algo así?”.

Esa fue la declaración utilizada por el corredor cuando se vio rodeado por los reporteros, consciente de que le preguntarían acerca de su decisión de arrodillarse durante la interpretación del himno nacional estadounidense durante la semana 1 y 2 de la pretemporada de la NFL.
La actitud de Lynch ha sido interpretada como una forma de protesta parecida a la que adoptó el año pasado Colin Kaepernick, en contra de los actos raciales vividos en la Unión Americana.

Al jugador de 31 años no le gusta dar explicaciones y tiene una personalidad introvertida. Muestra de esto es que permanentemente usa gafas obscuras y audífonos cuando va rumbo a los vestidores.
Tampoco es el abierto en los encuentros con los medios. El ejemplo más palpable se vivió durante el Día de Prensa previo al Super Bowl XLIX, en el que los Halcones Marinos enfrentaron a los Patriotas de Nueva Inglaterra.

En aquella ocasión, Lynch fue prácticamente obligado a presentarse en el evento, a lo largo del que permaneció callado y sólo respondió cortantemente algunas preguntas de Deion Sanders.

1
 

 

Raiders de Oakland


POR UNA PROEZA PERSONAL
Lynch, quien firmó por dos temporada con los Raiders, no sólo tendrá la oportunidad de jugar para el equipo de la región en la que nació, sino que también tendrá la oportunidad de formar parte de un club especial.

Gracias a las 9 mil 112 yardas que actualmente acumula de por vida en la NFL, esta temporada podría rebasar la enigmática cifra de las 10 mil.
Los otros dos corredores que durante 2017 le podrían acompañar en esta proeza son LeSean McCoy, de los Bills de Búfalo, quien actualmente tiene 8 mil 954, y Matt Forte, de los Jets de Nueva, quien posee 9 mil 415 yardas por carrera.

SEIS MOMENTOS BESTIALES
1. Nace el Beast Mode. Durante el Juego de Comodín de 2011, Lynch logró una escapada de 67 yardas para touchdown en contra de los Santos de Nueva Orleans, en la que rompió cinco intentos de tacleada antes de entrar
a las diagonales.

2. Muy agradecido. Luego de que la NFL le impuso una multa de 10 mil dólares por no responder a las preguntas en el Día de Medios del Super Bowl XLVIII, para la siguiente temporada Lynch cambió la táctica y a todos los reporteros sólo les dijo: “Gracias por preguntar”.

3. Amante de los dulces de colores

En 2011, Lynch relató que cuando era niño, su madre acostumbraba premiarle con dulces de la marca Skittles. Ya como profesional, se supo que Marshawn tenía una bolsa de caramelos en la banca para celebrar sus anotaciones. A partir de entonces, la compañía empezó a patrocinarlo.


4. Beast Mode versión 2. En la semana 16 de la temporada 2014-15, Lynch prácticamente “planchó” a la defensiva de los Cardenales de Arizona y se escapó 79 yardas a la zona de anotación.

5. Provocación al enemigo. El 26 de septiembre de 2013, Lynch se ganó el odio de los fans de los 49’s de San Francisco. Aquella noche no sólo sumó tres anotaciones, sino que la última de ellas entró caminado a las diagonales.

6. Multas por grosero. Durante la temporada 2014-15, Marshawn dio rienda suelta a sus impulsos y recibió sanciones por 11 mil y 20 mil dólares, debido a los gestos obscenos con los que celebró jugadas en favor de la causa de su equipo.